Juan Baraja

Juan Baraja

Artículo escrito por Juan Carlos Fernández, arquitecto y socio en Ventura Estudio

No hay nada como un espacio luminoso. La luz natural es un elemento primordial en el diseño, ya que condiciona los colores y materiales de todas las estancias de la casa. Hay espacios que admiten colores más oscuros y espacios en los que es mejor utilizar materiales y neutros y luminosos. Cada proyecto es diferente y único.

En el caso de este piso, situado en la segunda planta del edificio y dando a una calle estrecha en pleno centro de Madrid, en el barrio de Embajadores, decidimos meter la mayor iluminación natural posible al interior a la hora de plantear la reforma integral.

Optamos por paredes en blanco roto y otras en roble para todo el volumen central. El roble refleja la luz de manera cálida y agradable. 

Al utilizar la madera en las paredes, decidimos colocar un suelo continuo y luminoso, que refleja la luz natural que entra por las ventanas al resto del espacio. Contrastamos con elementos, telas y accesorios de tonos más oscuros, que dan elegancia y carácter a cada estancia. 

En cuanto a la distribucion del piso, que cuenta con unos 100 m2, queríamos que los espacios pudieran sentirse como uno solo o separarse en caso de ser necesario, por lo que se utilizaron puertas correderas ocultas y puertas pivotantes que al estar abiertas, desaparecen y dejan pasar la mayor cantidad de luz natural. 

La vivienda cuenta con una superficie de unos 100 m2, distribuidos en salón-comedor con cocina abierta, una habitación principal con vestidor y baño en suite, otra habitación polivalente que funciona como estudio o dormitorio, y un segundo baño de invitados. Y este es el resultado de aplicar todas esas máximas:

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja

Juan Baraja