Se cierra una de las operaciones del año en el negocio de las oficinas de Barcelona. Inversiones Hemisferio, sociedad patrimonial de la familiar Lara, ha llegado a un principio de acuerdo con el gigante estadounidense Blackstone para vender por 210 millones de euros la sede del grupo Planeta, ubicada en plena Avenida Diagonal de la capital catalana, tal y como ha adelantado Expansión.

El inmueble, en el que Planeta seguirá como inquilino, iba a pasar a manos de Banco Sabadell de no haberse cerrado la operación antes de septiembre. El pasado mayo, la familia Lara, dueña de Planeta, acordó traspasar a Banco Sabadell el edificio, valorado en 170 millones de euros, pero tenía hasta el último trimestre del año para intentar encontrar otro comprador por su cuenta y tratar de conseguir un precio superior.

Con una superficie total de 27.000 m2, el complejo cuenta con 25.000 m2 que corresponden a superficie de oficinas, alquilados a Planeta y otros inquilinos. Blackstone pagará 8.000 euros por metros cuadrado y las rentas aportarán al inversor una rentabilidad inferior al 4%.

El edificio Planeta es propiedad desde 2001 de la familia Lara. El edificio, antigua sede de Banca Catalana, fue adquirido por unos 100 millones de euros. En 2006, Inversiones Hemisferio, junto con otras sociedades patrimoniales, como la del dueño de Mango, Isak Andic, Joaquín Folch Rosiñol (Industrias Titán) y Héctor Colonques (Porcelanosa), compraron el 12% de Banco Sabadell por 1.295 millones de euros. 

Los Lara llegaron a controlar el 3% del banco, pero durante la crisis los títulos de Sabadell se desplomaron en bolsa, y la patrimonial de la familia se vio obligada a poner como garantía el inmueble de la Avenida Diagonal.

Sabadell y los Lara pactaron hace dos meses el traspaso del activo si la compañía no lograba vender antes por su cuenta el edificio por un importe superior. Esta situación obligó a la patrimonial de la familia propietaria de Planeta a organizar la venta del edificio en un tiempo récord y a buscar un comprador con la capacidad financiera suficiente para desembolsar con la máxima celeridad los más de 200 millones que pedían. 

Con esta operación, Blackstone refuerza su apuesta por España, donde ha invertido en el sector inmobiliario a través de la compra de Anticipa, antigua división inmobiliaria de Catalunya Caixa, y de HI Partners, creada a partir de los activos hoteleros de Banco Sabadell.