España vuelve a vivir una subida del paro y una caída del número de ocupados. Esta es la principal lectura que puede extraerse de los últimos datos que ha publicado el Ministerio de Trabajo, aunque la realidad va mucho más allá de esa conclusión inicial.

Por ejemplo, si miramos los datos de cómo está evolucionando el desempleo, descubrimos que 2019 está siendo el peor año desde 2012, mientras que la afiliación a la Seguridad Social está registrando la mejora más leve de los últimos cinco años. Por si fuera poco, la temporalidad cada vez está más presente en los nuevos contratos, mientras que el número de mujeres trabajadoras se aleja de máximos históricos.

Todos estos factores coinciden con la ralentización de la economía mundial y doméstica, la incertidumbre política provocada por la falta de un Gobierno estable y con los efectos de una de las medidas laborales más polémicas de los últimos tiempos: la subida histórica del salario mínimo interprofesional. Repasamos a través de gráficos cómo está el mercado laboral:

El paro vuelve a acercarse a 3,2 millones

En el mes de noviembre el número de desempleados subió en 20.525, elevando el número total de personas sin empleo a 3,198 millones. Es la cifra más elevada desde marzo, a pesar de que es el mejor noviembre desde 2008.

Ahora bien, si miramos el balance en lo que llevamos de año descubrimos que el paro prácticamente no se ha reducido. Según los datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), entre enero y noviembre el desempleo solo ha bajado en 4.113 personas. Se trata de la peor cifra desde 2012, cuando más de 485.000 personas se sumaron a las listas del paro en apenas 11 meses. De momento, 2016 registra el mejor dato de la recuperación, con un descenso de más de 305.000 personas.

Crece el número de contratos temporales 

Otra de las variables más preocupantes del mercado laboral es que el número de contratos temporales está creciendo más rápido que el de fijos. En el undécimo mes del año, sin ir más lejos, se firmaron 171.612 contratos indefinidos, frente a los 144.778 del pasado diciembre. En el caso de los temporales, el número actual supera los 1,59 millones, superando los 1,56 millones de finales de 2018. Así, en noviembre se han firmado 27.704 contratos temporales más que en diciembre y 26.834 contratos fijos más. 

Pero por si quedan dudas, basta comparar qué ha ocurrido en los primeros 11 meses de este año respecto a 2018. Y el resultado es que, mientras que entre enero y noviembre del pasado ejercicio se firmaron 18,44 millones de contratos temporales, en el año en curso la cifra se eleva a 18,75 millones. En cambio, cae el número de contratos fijos: hasta noviembre de 2018 se firmaron 2,14 millones, frente a los 2,02 millones actuales. 

Donde también se está notando el alza de la temporalidad es en el volumen total de ocupados. Según el INE, a finales de 2018 había 4,41 millones de trabajadores con contrato temporal en España, frente a los 4,47 actuales. No obstante, en estas cifras también crece el número de asalariados fijos, lo que permite mantener a raya la tasa de temporalidad. De momento, eésta sigue representando en torno al 26%, donde lleva instalada desde 2016.

La ocupación femenina se aleja de máximos

Otro de los factores más destacados es el descenso del número de mujeres ocupadas. Actualmente hay 9,029 millones de trabajadoras dadas de alta en la Seguridad Social, frente a los 9,05 millones que se llegaron a registrar en junio y que, de momento, es el máximo histórico a batir. Y tampoco hay buenas noticias para los ocupados varones: por primera vez en 20 meses, el número de afiliados cae de los 10 millones. 

Mejora en el último mes del año

¿Y qué esperan los expertos de cara a final de año? Según Javier Blasco, director del Adecco Group Institute, “las últimas cifras conocidas continúan siendo coherentes con la perspectiva de paulatina reducción del crecimiento de la economía. Para el mes de diciembre, se prevé una mejora estacional de todas las variables sobre el empleo, debido al efecto de las Navidades. Sin embargo, no se espera acabar 2019 con un incremento del PIB superior al 2% y la tasa de desempleo se prevé que se mantenga en torno al 14,2%».

Por otro lado, la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) calcula que en el último mes del año el número de ocupados aumentará en 54.200 en términos brutos. De cumplirse este pronóstico, el número de afiliados podría crecer en torno a 491.000 este año respecto a 2018, lo que se traduce en un incremento interanual del 2,6%, cerrando 2019 con 19.279.000 ocupados, la cifra más elevada de la serie histórica, que comienza en 2001. No obstante, el organismo recuerda que la serie histórica incluye desde 2011 a los nuevos empleados de las Administraciones Públicas.