Cataluña ha crecido en 2017 un 3,4%, una décima inferior que 2015 y 2016, pero tres décimas por encima del conjunto de España y un punto del de la media de la eurozona. El Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat) y el departamento de Economía y Hacienda han elaborado este avance de estimación, que deja atrás las previsiones que pronosticaban un retroceso que no se ha dado. El sector de la construcción, por su parte, consolida su crecimiento con un incremento del 5,3% del valor añadido bruto.

Desde 2014 dejó atrás los números negativos de 2013 y tuvo un crecimiento del 2,3%, la economía catalana ha estado cuesta arriba y no ha perdido el tirón. Aunque se esperaba que el último trimestre de 2017 dejara unos resultados más flojos para el año, el cuarto trimestre cerró cn un 0,8%, el mismo que registró en el tercero. 

El sector que más ha crecido ha sido el de la construcción, con un 5,3% de media anual, aunque en el tercer trimestre de 2017 llegó a situarse en el 5,7%. Algo que ha compensado la ligera bajada de la riqueza que ha generado el turismo, que ha variado un -5,6% en el cuarto trimestre de 2017 y cayó -4,2% interanual.

Las compraventas de viviendas nuevas crecieron un 21,3% hasta noviembre de 2017, una tasa más elevada que en 2016 (2,8%). Esto es, el impulso de la demanda de vivienda favorecida por un largo periodo de facilidades financieras. La obra públic, por su parte, empieza a dar muestras de mejora, después de retroceder durante los dos últimos años. La licitación pública se ha incrementado, al menos, por los datos recogidos hasta noviembre, donde ha crecido un 45,7% y se concentra en los organismos territoriales.