connect homes

connect homes

La demanda de casas prefabricadas e industrializadas ha crecido de un 30% a un 60% en nuestro país por la aparición del covid, según datos de la Plataforma de Edificación Passivhaus recogidos por La Información. La rapidez de la construcción, la eficiencia energética y unos precios más bajos que las casas tradicionales son los factores claves del crecimiento de la demanda.

El problema es que de momento este tipo de construcciones representan un mercado residual en España comparado con otros países europeos. En este sentido, PEP afirma que en España las viviendas prefabricadas representan sólo el 1% sobre total de casas construidas, mientras que en Alemania este negocio suma el 9%, en Holanda con un 50% o en Suecia donde casi toda la producción se centra en la industrialización.

“Tras el confinamiento, la solicitud de casas industrializadas ha crecido porque la gente ha empezado a replantearse sus viviendas y a buscar alternativas fuera de las ciudades con dos prioridades: el tiempo de construcción y el bajo consumo energético”, afirma el vicepresidente de la entidad, Arturo Andrés.

«Ahora buscan una vivienda nueva, con más confort energético, con un presupuesto cerrado, y lo quieren ya», añade Andrés, por lo que apuestan por este tipo de construcción, que permite disponer de una vivienda «en pocos meses». El vicepresidente de PEP sabe que uno de los fuertes de estas construcciones son el bajo coste, y es que levantar una vivienda industrializada cuesta entre un 10% y un 15% menos que las casas tradicionales, según datos de la plataforma.

Pero Andrés invita a los futuros clientes a analizar bien el producto y a aprender a diferenciar entre los distintos tipos de viviendas. Así, el directivo apunta a la diferencia entre casas prefabricadas e industrializadas: las primeras, más baratas, ya están construidas en fábricas y el cliente se adapta a los diseños disponibles; mientras que las segundas se diseñan en función de la solicitud del usuario y el montaje final se hace en el mismo terreno.