Pixabay

Pixabay

La construcción y el inmobiliario cada vez ganan más protagonismo en el mercado laboral y están llamados a ser dos de los sectores económicos más destacados a escala mundial en los próximos meses.

Según un estudio de la consultora de recursos humanos Manpower, estas actividades registran dos de las previsiones más optimistas en lo que se refiere a la creación de empleo durante el primer trimestre de 2022, aunque la tecnología es el mejor posicionado tanto en España como a escala global.

En concreto, y dentro del mercado doméstico, el sector IT lidera el ranking con una proyección de creación de empleo neto del 50%, seguido de la construcción (48%), el comercio (39%), la hostelería (35%) y las actividades de banca, seguros e inmobiliario (34%). Todos ellos superan el promedio nacional, que apunta a una creación de empleo media del 33%.

A la vista de las cifras, el ladrillo y el negocio inmobiliario son la segunda y quinta actividad económica en las que más crecerá el empleo entre los meses de enero y marzo. Unas previsiones que superan de largo a las que registran la educación y sanidad (27%), la industria manufacturera (26%) o el sector primario (3%). 

A nivel mundial, los dos sectores vuelven a estar entre los primeros puestos, aunque con diferente orden. La tecnología se coloca de nuevo en primera posición, con una proyección de crecimiento del empleo neto del 50% entre enero y marzo de 2022, seguido de la banca, los seguros y el inmobiliario, que ocupa el segundo puesto con un 43%. En tercer lugar está la hostelería (40%), seguida de la construcción (36%) y la industria manufacturera (34%).

Cae el paro y sube la afiliación en España

Según los datos del Ministerio de Trabajo, en el mes de noviembre había 250.441 personas vinculadas a la construcción apuntadas en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), lo que significa que el paro en el sector se encuentra en su nivel más bajo desde octubre de 2007. En lo que va de año, el desempleo se ha reducido en 67.714 personas.

En cuanto a la ocupación, los datos de la Seguridad Social apuntan a que en el undécimo mes del año había 1,31 millones de afiliados de media en el sistema dentro del sector de la construcción, frente a los 1,27 millones registrados en diciembre de 2020. Es decir, se han sumado más de 44.300 cotizantes en lo que va de 2021.

Una solución laboral para parados y jóvenes

En los últimos meses, la construcción se está reivindicando como un motor económico y como una gran alternativa laboral, sobre todo en un momento en el que la falta de mano de obra en el sector, principalmente cualificada, se ha convertido en una amenaza. 

Según las estimaciones de la patronal CNC, «la construcción necesita alrededor de 700.000 trabajadores para cumplir con la hoja de ruta prevista con la llegada de los fondos europeos, que podría disparar el número de ocupados hasta los dos millones».

Tanto la propia patronal como los sindicatos afirman que el ladrillo es una alternativa laboral para todas aquellas personas que no tienen trabajo o que buscan un cambio de rumbo profesional, especialmente para los jóvenes, y que es un sector resiliente, atractivo y moderno que va a ser determinante en los próximos años para la economía, ya que canalizará de forma directa o indirecta el 70% de los fondos que van a llegar de Europa, conocidos como fondos Next Generation UE. 

De hecho, la rehabilitación de viviendas y la regeneración urbana cuentan con 6.820 millones de euros de presupuesto, lo que le convierte en la segunda partida más cuantiosa de todo el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que ha aprobado el Gobierno con el visto bueno de Bruselas. 

En este escenario, se espera un incremento del empleo de al menos un 6% en la construcción en España a lo largo del próximo ejercicio.