Como se esperaba, las transacciones de viviendas en 2017 superaron de largo las 450.000 operaciones, según los datos del INE. Las compraventas subieron un 14,6% interanual, el mayor aumento de la serie histórica que arrancó en 2007, y encadenan alzas por cuarto año consecutivo tras marcar mínimos. Además, no se vendían tantas casas desde 2008, cuando cerró con más de medio millón de operaciones.

Las compraventas de viviendas cerraron 2017 con sus mejores datos desde los mínimos históricos de 2013. En cuatro años, se ha pasado de superar a duras penas las 300.000 transacciones a concretar de largo por encima de las 450.000 ventas del año pasado, una subida del 48,5% en estos cuatro años, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Las 32.211 transacciones registradas en diciembre en los distintos Colegios de Registradores de la Propiedad en España sumaron a cierre de año un total de 464.423 ventas en 2017, un 14,6% más que en 2016. Este incremento es el mayor aumento de la serie histórica desde que el INE comenzó a tomar estadísticas en 2007.

Para Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, explica que “la estadística de este año ha batido todas las previsiones, recuperando el nivel de operaciones del año 2009. El sector ha conseguido superar el bache de la crisis catalana, donde las compraventas han pasado de crecer al 20% en el mes de junio a hacerlo al 13% a cierre de año. El hecho de que la obra nueva vuelva a crecer es una señal inequívoca de la buena salud de la que goza el sector, aunque los datos son todavía modestos en las zonas con mayor demanda”.

Por tipo de vivienda, durante 2017 la venta de casas de segunda mano superó las 380.000 transacciones, el 82,1% del total. Los datos absolutos suponen un 15,4% más que en 2016 y suma cinco años seguidos de subidas, aunque también denota cierta moderación ya que es el menor incremento desde 2013.

Por parte de las viviendas nuevas, se rompe una racha de seis años en negativo y crece un 10,8% en 2017 frente al año anterior con sus 83.260 ventas de viviendas de obra nueva. Un dato que supone el 17,9% del total de operaciones del año pasado y quedan muy lejos de las más de 325.000 casas nuevas que se llegaron a vender en 2007.