La compra de viviendas en España por parte de extranjeros se ha frenado en seco por culpa de la crisis del coronavirus. Según los datos de los notarios, en el primer semestre del año los foráneos adquirieron 32.395 inmuebles residenciales, un 37,4% menos que entre enero y junio de 2019.

Se trata del número más bajo desde la segunda mitad de 2013, y que tiene a las restricciones provocadas por la crisis sanitaria su principal explicación. Todas las autonomías han registrado descensos en las transacciones protagonizadas por extranjeros, siendo la Comunidad Valenciana (-42,2%) y Canarias (-42%) las que han registrado las mayores caídas, y el País Vasco (-19%) y Navarra (-19,9%), las menores. Otras 12 CCAA han registrado descensos superiores al 30%, entre las que se encuentran Baleares, Murcia, Cataluña, Madrid y Andalucía.

Según la estadística notarial, prácticamente dos de cada tres transacciones han sido de extranjeros residentes en la UE. Sin embargo, los ciudadanos no residentes en la UE (12,9% de las compras totales) desbancan a los británicos (12,1%) como el grupo que lidera la clasificación por nacionalidad. Todas las nacionalidades han descendido sus compraventas, siendo la caída más acusada la de los noruegos (-52,3%) y la menor la de los portugueses (-23,5%).

Lo que sí ha registrado subidas es el precio promedio por m2 de las viviendas, que ha repuntado un 3,6% interanual, tras situarse en 1.791 euros/m2, con La Rioja (25,4%) y Asturias (16,9%) a la cabeza de las subidas. No obstante, los precios cayeron en cuatro regiones, siendo Galicia (-5,6%) y Murcia (-4,2%) las que han registrado los peores números. En el conjunto del país, «ya son 13 semestres consecutivos con incrementos en el precio en términos interanuales. Nuevamente pagaron precios mayores los extranjeros no residentes (2.249 €/m2) que los residentes (1.479 €/m2), en línea estos últimos con los nacionales (1.471 €/m2)», detallan los notarios.