@media (max-width: 640px) {
iframe {height:320px !important}
}

La creciente llegada de extranjeros a España no solo beneficia al turismo, sino que también impulsa al mercado de la vivienda. Durante 2017, los ciudadanos foráneos compraron más de 61.000 casas, sobre todo en las provincias de costa y las islas. Según los datos de Registradores, adquirieron el 13,11% de las viviendas que cambiaron de manos el pasado año, encabezados por británicos, franceses y alemanes.

La compra de viviendas por parte de extranjeros bate marcas en datos absolutos. El pasado año cerró con más de 61.000 operaciones, lo que supone un 13,11% del total de transacciones, según los Registradores de la Propiedad. Pese a que es un peso menor que en 2016, cuando alcanzó el 13,25%, el número de operaciones supera las casi 54.000 que se registraron ese año.

“La demanda extranjera no sólo constituyó un factor relevante en la recuperación del mercado inmobiliario español, siendo uno de los principales focos de demandantes en plena crisis inmobiliaria y financiera, sino que, en pleno proceso de recuperación, con aumento de compraventas y precios, la demanda extranjera sigue creciendo activamente”, según afirma la Estadística Registral Inmobiliaria.

Los británicos siguen encabezando a los extranjeros que deciden comprar casa en España, representando el 15,01% de las transacciones realizadas por los ciudadanos foráneos. La demanda extranjera siguió con franceses (8,64%), alemanes (7,77%), belgas (6,39%) y suecos (6,38%).

“El perfil de demandante extranjero es predominantemente de nacionalidades vinculadas a la compra de vivienda en España con fines turísticos. Este hecho se constata no sólo por el perfil de las nacionalidades cabeceras, sino también por la composición geográfica de mayor peso de demanda extranjera, focalizada en zonas costeras”, destacan los Registradores.

Dónde compran casa los extranjeros (datos del 4º Trimestre)

El atractivo de la vivienda en España para los extranjeros está marcado por el sol y la playa. Por ello, las provincias costeras, sobre todo en el mediterráneo y las islas, son las que vuelven a tener un mayor peso de las transacciones en las que los foráneos han estando inmersos.

Con datos del cuarto trimestre, a falta de las cifras anuales pormenorizadas, hasta en cinco provincias los extranjeros tuvieron un peso superior al 30% del total de operaciones y hasta 14 regiones marcaron dobles dígitos en la importancia de otras nacionalidades en las ventas a cierre de año: las casas de Alicante (42,47%) Tenerife (38,75%), Baleares (35,40%), Girona (32,59%) y Málaga (31,83%) estuvieron en el punto de mira de los extranjeros.