La obsesión por la última milla sigue en el ‘top of mind’ de los principales operadores logísticos. La gestora global de inversiones inmobiliarias Invesco ha sellado en las últimas semanas la compra de tres activos logísticos en Madrid y Barcelona por 173 millones de euros. Según la compañía, esta compra responde a las necesidad de los operadores online de estar cerca de las ciudades y reducir sus tiempos de entrega.

La cartera adquirida por Invesco suma un total de 189.000 m2 y se ha completado por cuenta de dos mandatos alemanes de la multinacional. El activo de Barcelona se ubica en Abrera, mientras que los de Madrid se sitúan en el sur y este de la ciudad. Con esta operación, la gestora “incrementa su presencia en la última milla”, según destaca Fernando San Juan, director de transacciones de Invesco en España.

“Hemos visto cómo el sector del comercio electrónico en España se expande rápidamente en los últimos años por su subdesarrollo anterior, por lo que hay una creciente demanda por activos logísticos de alta calidad hoy en día”, añade  Guy-Young Lamé, directora de estudios europeos de Invesco.

Invesco, además, culminó la construcción de una plataforma logística de 30.000 metros cuadrados en el Polígono Los Gavilanes de Getafe (Madrid), en la que busca inquilino tras invertir diez millones de euros en su desarrollo.

Otras de las operaciones de mayor envergadura tuvo lugar el pasado diciembre, cuando el grupo inmobiliario adquirió las instalaciones que albergan la sede central de Mango en Palau-solità i Plegamans (Barcelona) por más de cien millones de euros.