Fernando Grande-Marlaska

Fernando Grande-Marlaska

Nuevo revés a la okupación en España. El Ministerio del Interior ha puesto en marcha un nuevo protocolo de actuación policial para tratar de agilizar el desalojo de okupas tras la instrucción dada esta semana por la Fiscalía General del Estado. La novedad principal es que se elimina el plazo de 48 horas para proceder a echar a los usurpadores de la vivienda por parte de los agentes, según ha adelantado El Mundo.

Si el delito es flagrante o reciente se podrá echar a los okupas, pero en este caso no se establece ningún plazo legal para que los agentes devuelvan la vivienda al legítimo propietario.

Además, se establece que hay delito de allanamiento de morada tanto en la okupación primera vivienda como en la segunda residencia y en ambos casos es posible desalojar de forma inmediata al intruso sin necesidad de solicitar medidas judiciales y proceder a la identificación de los okupas y proceder a su detención.

A partir de ahora, los agentes que acudan a la vivienda okupada deberán rellenar un atestado que recoja todos los elementos que deben ser aportados a las autoridades judiciales para acreditar la comisión de un delito y la participación de sus presuntos autores. Además, el protocolo indica que si el inmueble ocupado no constituye morada se trata de una usurpación y que si el delito no es flagrante hay que solicitar el desalojo al juez.

Iglesias niega que exista un problema con la okupación

Esta medida se produce después de que el pasado miércoles el vicepresidente Pablo Iglesias negara que existiera un problema con la okupación en el Congreso de los Diputados. Según el líder de Podemos los inmuebles ocupados ilegalmente no pertenecen casi nunca a particulares y no están habitados. Suelen ser, ha dicho, de los bancos y están vacíos mientras una franja importante de la sociedad no puede acceder a una vivienda.

Las palabras de Iglesias encontraron la replica en el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante su intervención en el hemiciclo. Marlaska reconoció el problema,alertó de que se está disparando y anunció medidas de su departamento para agilizar los desalojos de los okupas. Además, tampoco dejó pasar la opotunidad para culpar a los gobiernos del PP de 2011 a 2018 del aumento exponencial de este problema en ese mismo periodo por «destinar los medios del Ministerio del Interior a otros fines totalmente distintos»