Gtres

Gtres

ING aviva la guerra que está librando la banca en materia hipotecaria al anunciar una mejora generalizada de las condiciones de todos sus préstamos para la compra de vivienda. En concreto, la entidad ha reducido en 10 puntos básicos el precio tanto de su hipoteca variable como de la fija y la mixta. 

Así, el nuevo tipo de interés de Hipoteca Naranja Variable es de euríbor + 0,89% (2,65% TAE), frente al 0,99% que aplicaba como diferencial hasta ahora, aunque el interés del primer año se mantiene en el 1,99%.

Por su parte, en la Hipoteca Naranja Mixta el tramo fijo que se aplica en los primeros 10 años se mantiene en el 1,25%, mientras que el periodo variable a partir de entonces baja de euríbor + 0,99% previo a euríbor + 0,89%.  Por último, el tipo de interés de la Hipoteca Naranja Fija pasa a situarse en el 1,5%, frente al 1,6% establecido hasta ahora. 

Ahora bien, para poder tener estas condiciones es necesario que los clientes se apliquen bonificaciones, como domiciliar la nómina, contratar el seguro de hogar y el seguro de vida. En ausencia de bonificaciones, la hipoteca variable pasa a euríbor + 1,69% (y 2,79% durante los primeros 12 meses), mientras que el préstamo fijo pasaría al 2,3% (2,32% TAE): 

Estas hipotecas están destinadas tanto a la compra de una vivienda habitual como de una segunda residencia, aunque el porcentaje de financiación varía en función del tipo de inmueble. En el caso del hogar habitual, es posible obtener hasta el 80% del valor de tasación, mientras que en el caso de una segunda vivienda el límite habitual es el 75%, y siempre que el importe del préstamo supere 50.000 euros. 

Otras características a tener en cuenta de estos préstamos es que no conllevan ningún tipo de gasto para su formalización, ya que la entidad asume la tasación (además de los gastos de notaría, gestoría y registro), y que el proceso de contratación es online hasta la firma. Además, el cliente cuenta con un gestor personal durante todo el proceso. 

También conviene recordar que las hipotecas de ING no tienen comisiones ni de apertura, ni por cambio de condiciones ni por amortizaciones anticipadas, ya sea una cancelación parcial o total. Tampoco tiene penalización por subrogación.

Por último, el banco ofrece un amplio margen de contratación: la variable que se puede firmar por un periodo de entre 9 y 40 años, siempre que la edad del solicitante más la duración del préstamo no supere los 75 años. La mixta, en cambio, puede solicitarse por un mínimo de 11 años y un máximo de 40 años, mientras que el límite de la fija es de 25 años.