El precio de la vivienda subió un 7,2% interanual en el tercer trimestre de 2018 y suma más de cuatro años al alza. Las casas usadas siguen tirando del mercado y entre julio y septiembre aumentaron un 7,3%, su mayor aumento en 11 años, según el INE. La obra nueva también creció un 6,1%.

El mercado residencial sigue registrando subidas tanto en el número de transacciones como en el valor de las casas. De hecho, y según los últimos datos del Índice de Precios de Vivienda (IPV), vivienda aumentó un 7,2% interanual en el tercer trimestre de 2018, encadenando más de cuatro años de subidas desde que abandonó los números rojos entre abril y junio de 2014.

Las compraventas siguen lideradas por las viviendas de segunda mano que también se ve reflejado en el índice de precios. Entre julio y septiembre, las casas usadas subieron un 7,3% interanual, lo que supone el mayor aumento en 11 años, exactamente desde el tercer trimestre de 2007.

La vivienda nueva también acompaña en el aumento de los precios. En este tercer trimestre creció un 6,1%, su mejor dato en lo que va de año.

Por regiones, la mayoría aumentaron en su tasa anual en el tercer trimestre de 2018. Los mayores incrementos se dieron en La Rioja, Castilla y León y Castilla-La Mancha, con subidas de 2,4, 1,9 y 1,7 puntos porcentuales, respectivamente. Por su parte, Baleares, País Vasco y Canarias registran los mayores descensos en su variación anual, con bajadas de 1,4, 1 y 0,5 puntos porcentuales, respectivamente.

En la Comunidad de Madrid, los precios de la vivienda llevan siete trimestres consecutivos, casi dos años, creciendo a un ritmo de dos dígitos. Entre julio y septiembre alcanzó el 10,9%.