El mercado de la vivienda empieza a reponerse del golpe del covid-19. Según los datos del INE, en febrero se inscribieron en los registros 43.185 compraventas de viviendas, un 8,6% más que en enero y la cifra más alta de los últimos 12 meses. 

A pesar de que las operaciones inscritas en los registros han caído un 4,3% respecto a febrero del año pasado y que en el acumulado de los dos primeros meses de 2021 se deja un 10%, la estadística también trae lecturas positivas.

Una de ellas es que febrero suele ser un mes de caídas mensuales en las ventas de inmuebles residenciales (en 2017, por ejemplo, bajó un 7,1% mensual; en 2018 más de un 13%; en 2019 más de un 8% y en 2020, un 4,1%), frente a las subidas de este año respecto a enero.

Además, como explica Francisco Iñareta, portavoz de idealista, “la estadística muestra que en febrero de 2021 aún estamos por debajo del número de viviendas que se vendieron un año antes, pero la diferencia es cada vez menor. En el último mes comparable de 2020 sin pandemia, se vendieron apenas 2.000 viviendas más que en febrero de este año, y lo que dibuja un escenario en el que pronto veremos de nuevo crecimientos interanuales en el número de operaciones, unos aumentos que en caso de seguir correctamente los procesos de vacunación podrían ser muy significativos e insuflar un mayor optimismo al sector”.

Pero si hay una cifra llamativa es el empuje de las operaciones de viviendas nuevas, que ha tocado máximos desde verano de 2014 al registrar más de 10.000 unidades. En concreto, en febrero se inscribieron 10.130 transacciones de viviendas de obra nueva, un dato que no veíamos desde julio de 2014.

Las ventas de viviendas de nueva construcción suben más de un 5% en lo que llevamos de año, tras aumentar en febrero a un ritmo de doble dígito, y ya suponen prácticamente una quinta parte de las operaciones totales (en concreto, un 23,5% en febrero).

Las compraventas de viviendas de segunda mano, en cambio, han caído en febrero un 8,1% interanual y se dejan un 13,6% en el balance de los dos primeros meses del año, tras contabilizarse 33.055 operaciones. 

Resultados por CCAA

Las comunidades con mayor número de transmisiones por cada 100.000 habitantes en febrero han sido Comunidad Valenciana (147), La Rioja (137) y Andalucía (133), aunque el ranking cambia si miramos el volumen de operaciones. En este caso, Andalucía es la región más destacada del país con más de 8.900 ventas de viviendas, seguida de Madrid (6.635), Cataluña (6.460) y Comunidad Valenciana (5.871).

Al otro lado de la tabla encontramos cinco autonomías con menos de 1.000 operaciones en febrero: Asturias, Cantabria, Extremadura, Navarra y La Rioja, que es la única del país con menos de 400 ventas.

En lo que se refiere a la evolución interanual, media España logra escapar de los números rojos. Mientras el promedio nacional arroja un descenso del 4,3% respecto a febrero de 2020, en Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura, Navarra, el País Vasco y La Rioja han crecido las transacciones de viviendas inscritas en los registros. No obstante, los grandes mercados de la vivienda continúan en números rojos.

Andalucía, Madrid y Cataluña han sufrido caídas de entre el 1% y el 6,7%, respectivamente, mientras que en Baleares, Canarias y Comunidad Valenciana los descensos todavía son de dos dígitos.