La actual sede de Indra en Alcobendas / Estudio Alvarez-Sala

La actual sede de Indra en Alcobendas / Estudio Alvarez-Sala

La multinacional española Indra ha sido la primera sociedad cotizada del Ibex que ha solicitado una plaza en el Plan Inmobiliario del aeropuerto de Madrid-Barajas, que se convertiría en el desarrollo más grande de España por encima de Castellana Norte.

El presidente de la compañía, Fernando Abril Martorell, ha llegado a un acuerdo con Aena con la intención de trasladar a la zona próxima a la Terminal 4 lo que ya se denomina el nuevo Campus de Indra, unas instalaciones en las que se agruparán las múltiples oficinas y centros de producción que la corporación multinacional tiene dispersos por toda la Comunidad de Madrid. Actualmente, la firma de soluciones tecnológicas tiene su sede en el parque empresarial de Alcobendas, dirección a la que se trasladó en el año 2002 buena parte de sus oficinas distribuidas por la capital.

La llegada de Indra a Barajas supone un espaldarazo a la planificación de Aena, que hasta ahora sólo contaba con el compromiso de su propio accionista, Enaire, en calidad de futuro inquilino de la zona próxima a la T4 de Barajas. Indra participará en el diseño y construcción de su futura sede, que ocupará una superficie de 35.000 m2, incluyendo tanto el campus corporativo como las nuevas instalaciones destinadas a innovación y desarrollo.

El acuerdo equivalente firmado entre ambas partes podría actuar como una especie de ‘efecto llamada’ para que otros potenciales interesados oficialicen en los próximos meses su entrada en el que está considerado como el más importante desarrollo inmobiliario de toda España. Entre las empresas que forman parte de la lista de espera de Aena destacan principalmente Iberia y Air Europa.