La multinacional española Inditex ha vendido al fondo alemán Deka los 16 locales que sacó a la venta el pasado diciembre, que albergan varias de sus marcas, entre ellas Zara, en las que a partir de ahora será el inquilino.

Concretamente, 14 de estos establecimientos están en España e incluyen las tiendas de Preciados y Puerta de Sol, en Madrid, y Pelayo en Barcelona, Palencia, Córdoba, Albacete o Málaga. Las otras dos están ubicadas en Portugal. La firma ha precisado que seguirá como inquilino en estas ubicaciones.

Esta operación, asesorada por Savills y Aguirre Newman, se enmarca dentro del plan estratégico de la empresa de tener la mayoría de sus tiendas en locales alquilados. En la actualidad, el 98% de las 7.400 tiendas de la firma están explotadas bajo el sistema de arrendamiento.

Respecto al importe de la operación, la compañía gallega no ha querido desvelar las cifras, pero fuentes del sector han apuntado a que esta podría rondar los 400 millones de euros.

Los 16 establecimientos que ha vendido Inditex eran de su propiedad y no de Pontegadea, la filial inmobiliaria del grupo fundado por Amancio Ortega.