Cinco Días

Cinco Días

El Índice de Precios de Consumo (IPC) lleva estancado desde marzo pasado con la caída generalizada de los precios de la cesta de la compra, lo que ha propiciado que la inflación encadene nueve meses de caídas. La última se acaba de conocer en noviembre, con un descenso del 0,8% interanual. El dato acumulado en lo que va de año es del -0,9%, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Este efecto está ofreciendo un aumento del poder adquisitivo y el abaratamiento de los costes de vida de algunos colectivos, como los pensionistas, empleados públicos y más de dos millones de asalariados con convenio, y que no están en ERTE, que alcanza a unos 15 millones de personas que han visto como sus salarios ganan poder de compra entre 1,7 y 2,9 puntos.

Los cerca de 10 millones de beneficiarios de una pensión de la Seguridad Social y una parte de los funcionarios recibieron un incremento general de sus prestaciones del 0,9%% en enero pasado. Alrededor de 3,1 millones de empleados públicos se les ha subido el sueldo un 2% en enero pasado.

Del resto de asalariados con convenio colectivo, a efectos económicos han tenido un incremento salarial medio del 1,9% hasta octubre. Aunque hay que tener en cuenta que casi cuatro millones de asalariados se han visto afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta el momento, por lo que no habrán ganado poder de compra este año.