The Economist

The Economist

Un informe elaborado por Unicef, la agencia de la ONU para la infancia, analiza la ayuda de los Estados para la conciliación familiar de los padres en el en el cuidado de sus hijos. Entre los factores que tiene en cuenta para los 41 países analizados se encuentran los permisos por maternidad y paternidad, el acceso a la educación en los primeros años (0-3 años, y de 3-5 años), la calidad de la enseñanza y el gasto en el cuidado infantil.

Luxemburgo, Islandia y Suecia ocupan los puestos más altos, ya que ofrecen permisos largos para cuidar a los menores tanto a las madres como a los padres y “combinan la asequibilidad con la calidad del cuidado infantil organizado”, destaca el informe.

Por ejemplo, Luxemburgo ofrece 20 semanas para las madres y dos semanas para los padres con sueldo completo, más 34,6 semanas más para ambos padres con dos tercios del sueldo. El pequeño país europeo también invierte mucho en la educación y el cuidado de la primera infancia: en 2019 gastó un promedio de 9.600 euros, más del doble del promedio de la OCDE, en cada niño menor de cinco años.

Por lado contrario, Eslovaquia, EEUU y Chipre ocupan los últimos lugares, en gran parte debido a los escasos permisos laborales para el cuidado de hijos, y un escaso gasto público en el cuidado de los hijos.

Los datos de permisos por maternidad/paternidad retribuido son tomados de informes de la OCDE de 2018, con lo cual no reflejan las últimas novedades en países como Francia o España. Desde el 1 de enero de 2021, el permiso por nacimiento y cuidado del menor para ambos progenitores en España se iguala y podrán disfrutar de 16 semanas de prestación, convirtiendo a nuestro país en uno de los más avanzados de nuestro entorno en cuanto a la equiparación de este permiso como ocurre en países como Suecia, Islandia o Dinamarca. En Francia, por ejemplo, se ha incrementado de 14 a 28 días

Según la media de la OCDE, los permisos de paternidad suponen una décima parte del permiso de maternidad (1,4 semanas frente a 18,1 semanas de media), “la carga de la crianza de los hijos recae casi por completo en la madre”.