Fuente: Cinco Días

Fuente: Cinco Días

Hay muchas partes de España en las que la velocidad de la red deja mucho que desear. De hecho, se contabilizan más de 2.600 pueblos con menos de 10Mbps, mientras que uno de cada cuatro habitantes no puede acceder a internet a más de 30Mbps. Hay cerca de 600.000 hogares que ‘sufren’ una conexión inferior a 2Mbps.

Estas cifras ponen en riesgo uno de los objetivos de la Agenda Digital Europea, que busca que en 2020 toda la población de la región tenga una velocidad mínima de 30Mbps. En más de la mitad de las provincias, entre el 30% y el 65% de la población no puede navegar a través de una bancha ancha fija de esas características. Las peores conexiones a Internet en España se encuentran en las provincias gallegas, Teruel, Santa Cruz de Tenerife, Girona, León, Soria y Zamora, según el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital.