Visual Capitalist

Visual Capitalist

El mundo está adoptando la energía procedente de fuentes renovables a un ritmo sin precedentes visto hasta ahora, y la energía solar es junto a la energía eólica las punteras en estos momentos. A pesar de la caída del 4,5% en la demanda mundial de energía en 2020, motivado por las consecuencias de la pandemia del coronavirus, el crecimiento de la instalación de energías renovables fue importante. De hecho, la energía solar lo lideró con una potencia instalada de 127 gigavatios en 2020, su mayor expansión en cualquier otro año, según la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA por sus siglas en inglés).

China es el líder indiscutible en instalaciones solares, con más del 35% de la capacidad mundial, y no muestra signos de desaceleración. Está tramitando el proyecto eólico y solar más grande del mundo, que podría sumar más capacidad de energía limpia hasta alcanzar los 400.000 MW.

Tras China, aparece EEUU, que recientemente superó los 100.000 MW de capacidad de energía solar después de instalar otros 50.000 MW en el primer trimestre de 2021. Tras ellos, Japón (67.000 MW), Alemania (53.783 MW) e India (39.211 MW) completan el Top 5.

Italia (21.600 MW) o España (14.089 MW) se encuentran entre los 10 países con mayor potencia instalada. Entre las anécdotas, El continente australiano recibe la mayor cantidad de radiación solar de todo el planeta, y más de un 30% de los hogares australianos ahora cuenta con sistemas fotovoltaicos solares en sus tejados.

China es además el líder en la industria solar. En 2019, las empresas chinas produjeron el 66% del polisilicio del mundo, el componente inicial de los paneles fotovoltaicos (PV) basados ​​en silicio. Además, más de las tres cuartas partes de las células solares procedían de China, junto con el 72% de los paneles fotovoltaicos del mundo.