La deuda del conjunto de las Administraciones Públicas alcanzó en mayo los 1,4 billones de euros, nuevo máximo histórico, tras crecer casi un 1% en tasa mensual, según los datos publicados del Banco de España.

De esta forma, la deuda pública vuelve a superar el 125% del PIB, si bien desde el Ejecutivo aseguran que en los primeros meses del año siempre se aceleran las emisiones por las mayores amortizaciones en abril y que, posteriormente, la cifra irá convergiendo hacia el objetivo establecido en el Plan de Estabilidad, el 119,5% del PIB.

Respecto al mes de mayo del año pasado, la deuda pública se ha incrementado en 143.565 millones de euros, lo que representa un repunte del 11,4%, como consecuencia de la crisis del covid-19, que ha recortado los ingresos y ha elevado los gastos para financiar las medidas de apoyo aprobadas.

La subida registrada en el quinto mes del año se produce después del ligero descenso que registró en abril, el primero en los últimos seis meses. 

Desde la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) estiman que la ratio deuda sobre PIB podría haber tocado techo en ese 125% a corto plazo, dado el crecimiento económico que se espera para los próximos trimestres. De cara a los próximos años, prevé una disminución en la ratio de deuda sobre PIB de 7,6 puntos para el año 2024, momento en el se situaría en el 112,4%.

El rebote esperado de la actividad económica impulsada por el Plan de Recuperación Transformación y Resiliencia (PRTR), la mejoría del componente cíclico del saldo público y la paulatina desaparición de las medidas de emergencia relacionadas con la pandemia permiten proyectar esta reducción en la ratio de deuda, según la AIReF, que recalca que hace falta un plan de consolidación a medio plazo.