El Índice de Precios de Vivienda (IPV) muestra del tercer trimestre del año muestra cómo está influyendo la crisis del covid-19 en el mercado de la vivienda. Según los datos del INE, el índice disminuyó cuatro décimas en verano, hasta situarse en el 1,7%. Se trata de la tasa más baja desde el primer trimestre de 2015.

Sin embargo, si miramos los datos por tipo de vivienda descubrimos que la obra nueva se sigue encareciendo: su tasa alcanza el 7,5%, más de tres puntos por encima de la registrada el trimestre anterior. Por su parte, la variación anual de la vivienda de segunda mano desciende un punto, hasta el 0,8%, la menor desde el tercer trimestre de 2014.

La mayoría de las comunidades autónomas disminuyen su tasa anual en el tercer trimestre respecto al segundo. Los mayores descensos se producen en Extremadura, Andalucía y Baleares, con bajadas de 1,3, 1,2 y 1,2 puntos, respectivamente. Por su parte, Canarias, Navarra y Comunidad Valenciana son las comunidades donde más se incrementa la tasa anual, con subidas de ocho, cinco y cuatro décimas, respectivamente. Madrid y Cataluña también registran números rojos.