El País

El País

La crisis del coronavirus va a provocar una fuerte recesión en todo el mundo, aunque el impacto económico deja a España como el país desarrollado que más va a sufrir este año, mientras que China será el único que logre crecer. 

Estas son las previsiones que maneja actualmente el FMI, y que auguran una contracción del PIB doméstico del 12,8%, frente al 11,2% que prevé el Gobierno. Este dato supera en más de cuatro puntos el descenso del conjunto de la eurozona, duplica la caída de Alemania y prácticamente triplica a la contracción esperada para EEUU y la media mundial. Italia también podría sufrir una contracción de dos dígitos, mientras que China podría crecer este año algo menos de un 2%.

De cara a 2021, el FMI prevé una remontada económica, aunque la mejora no logrará recuperar las caídas de este ejercicio. En el caso de España, el rebote podría alcanzar el 7,2%, el tercero más alto del mundo desarrollado, por detrás del 8,8% de China y del 8,2% de India.

El organismo también alerta de que España no recuperará el nivel de paro previo al estallido de la pandemia del covid-19 hasta 2026.