El Economista

El Economista

El freno al turismo internacional derivado de la crisis del coronavirus ha dejado a España como uno de los grandes damnificados. Es, de hecho, uno de los países del mundo donde más se ha desplomado la llegada de visitantes extranjeros y los ingresos procedentes de dicho turismo. En ambos casos, el descenso interanual supera el 70%.

De acuerdo con el último Barómetro de la Organización Mundial del Turismo (OMT), España es el octavo país más damnificado en cuanto a la llegada de turistas interncional se refie. En concreto, el informe refleja que nuestro país registró un descenso del 73% en este apartado hasta el mes de agosto. Esta cifra supone tres puntos más que la media a nivel mundial. 

 Hong Kong, China y Japón son los países que acumulan el mayor número de pérdidas de visitantes extranjeros, con un 92,9%, 84,1% -en el caso del gigante asiático con datos hasta junio- y 82,1%, respectivamente. Peor datos que España también registran destinos como Grecia o Turquía, que fueron muy alabados por su política turística durante el covid y que aún así no han conseguido salvar la temporada. 

Con respecto al volumen de las pérdidas, España ‘escala’ hasta la cuarta al ingresar cerca de 56.000 millones de euros menos que el pasado ejercicio a causa de la crisis provocada por el covid-19. En este apartado, sólo es superada por Croacia, Turquía y Grecia. Unas caídas mundiales que son producto también de la situación española con una tasa de contagio y de letalidad superior a la de la media mundial.