El 38,9% de los contratos indefinidos que se han firmado en lo que va de 2020 procede previamente de un contrato temporal. Esta tasa supone la más alta en el mercado laboral desde 2011, cuando alcanzó el 41,5%. Y lleva seis años consecutivos de incrementos. Los sectores con mayor peso de los contratos convertidos son la industria (54,4%) y la construcción (44,8%), con datos facilitados por la consultora Randstad datos mensuales y acumulados de octubre publicados por el Servicio Empleo Público Estatal (SEPE).

“A pesar de la caída general de la contratación por culpa de la crisis económica, la tendencia del trabajo temporal como pasarela al indefinido continúa consolidándose”, afirman desde la consultora. Otra cosa es el volumen de contratos convertidos. Entre enero y octubre, se “convirtieron” 507.382 contratos hasta octubre, un 28,3% menos que el mismo periodo del año pasado. A pesar del notable descenso, el volumen de este año es similar al registrado en 2016.