El Índice Registral de Actividad Inmobiliaria (IRAI), que elabora el Colegio de Registradores cada trimestre, apuntó una recuperación parcial de la actividad del sector durante el tercer trimestre tras el varapalo que supuso el estado de alarma y el confinamiento en los hogares, sobre todo, entre abril y junio. La subida frente al trimestre anteriores es del 6,4%.

Sin embargo, la evolución interanual en el 3T 2020 (-3,6%) sigue mostrando un descenso de la actividad inmobiliaria, aunque lejos del porcentaje negativo del segundo trimestre (-10,7%).

“Con estos descensos, continúa la tendencia ralentizadora del crecimiento mostrada en 2019 y acelerada ahora debido a la situación económica derivada de la pandemia”, afirman los registradores. Las caídas, en datos interanuales, de las compraventas y las hipotecas fueron la principal falta de recuperación de la actividad, si lo comparamos con el mismo periodo de 2019.