!function(){«use strict»;window.addEventListener(«message»,(function(e){if(void 0!==e.data[«datawrapper-height»]){var t=document.querySelectorAll(«iframe»);for(var a in e.data[«datawrapper-height»])for(var r=0;r<t.length;r++){if(t[r].contentWindow===e.source)t[r].style.height=e.data["datawrapper-height"][a]+"px"}}}))}();

El Índice de Precios al Consumo (IPC) terminó 2021 con una tasa anual del 6,5%, dos décimas por debajo del dato que había adelantado el INE, tras subir un 1,2% respecto a noviembre debido el encarecimiento de la luz, los alimentos, los hoteles y los restaurantes.

Se trata del nivel más elevado desde mayo de 1992, es decir, en prácticamente tres décadas, y encadena su duodécima tasa positiva consecutiva.

No obstante, sigue lejos de los máximos históricos. La serie del INE arrancó en 1962 y a finales de los años 70 el IPC llegó a registrar una tasa anual superior al 28%. Además, la inflación media de 2021 se ha situado en el entorno del 3%.

Según Estadística, en el comportamiento interanual del IPC destaca la subida de los precios de la electricidad, mayor en diciembre de este año que en igual mes de 2020, y de los alimentos, especialmente de las legumbres y hortalizas, del pan y los cereales y de la carne.

Además, los servicios de alojamiento se encarecieron en diciembre en comparación con igual mes de 2020 y la restauración subió los precios por encima de lo que lo hizo un año antes. Por contra, los precios de los carburantes y lubricantes para vehículos personales bajaron en diciembre de este año.

La inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó en diciembre cuatro décimas, hasta el 2,1%, con lo que se sitúa casi 4,5 puntos por debajo de la tasa del IPC general. Es la tasa más elevada de la subyacente desde marzo de 2013.