Ibosa

Ibosa

El coronavirus no ha frenado el interés por las viviendas de obra nueva y un claro ejemplo es la Operación Mahou-Calderón. En este sentido, Ibosa asegura que ya ha conseguido comercializar 63 de las 224 viviendas que tiene su última promoción en este ámbito localizado en una de las zonas con mayor proyección urbanística de Madrid, según Invertia.

El inicio de las obras está previsto para el primer trimestre 2021 y la entrega de llaves en el tercer trimestre de 2023. La comercialización oficial de estas viviendas comienza este jueves, pero la realidad es que Ibosa ya ha colocado el 30% de las unidades a los clientes de su base de datos. “Estamos sorprendidos por esta avalancha de reservas”, explica al medio de comunicación económico Juan José Perucho, director general del Grupo Ibosa.

Con respecto a los precios y a la tipología de las viviendas, Ibosa explica que salen al mercado desde los 298.000 euros y que incluyen garaje y trastero para las casas que sólo cuenten con un dormitorio. Además, la compañía asevera que no habrá dos casas iguales y que por lo tanto se centrarán en la personalización de cada rincón del hogar. El objetivo es adaptar el espacio al propietario.

Cabe destacar que esta no es la única promoción de Ibosa en este ámbito. La cooperativa Residencial Zaurak, gestionada por Grupo Ibosa, ha logrado escriturar el suelo adquirido en el ámbito Mahou-Calderón de Madrid. Así, la cooperativa es ya propietaria del solar donde levantará 196 viviendas de 1 a 4 dormitorios, de las cuales el 100% están ya precomercializadas.

Se trata de uno de los tres suelos que puso en venta Mahou y cuyo proceso se encargó la firma Colliers España. De hecho, Ibosa se ha hecho con dos de los tres terrenos. El otro terreno lo compró junto con el fondo estadounidense Greenoak por unos 70 millones de euros, tal y como adelantó idealista/news.

En la parcela donde la cooperativa Zaurak levantará 196 viviendas también habrá espacio para locales comerciales con una superficie de 3.800 m2. Se trata de la parcela RC-1, situada entre Paseo de los Pontones y Paseo Imperial, muy próximo a Madrid Río. El residencial contará con viviendas con garaje y trastero, con zonas comunes como piscina, solárium, sala club-gastroteca, spa, zona infantil y zona de crossfit, así como jardines.

El pasado 3 de abril la gestora solicitó la licencia del proyecto, con lo que espera que para principios de 2021 se puedan iniciar las obras una vez solventada la complicada situación sanitaria y económica actual, provocada por el coronavirus.