Gtres

Gtres

Conseguir una hipoteca con un contrato temporal puede parecer imposible, pero no lo es. A pesar de que siempre va a ser más complicado que un banco conceda un préstamo hipotecario a una persona con contrato temporal que con contrato fijo, en algunos casos las entidades hacen una excepción y además de ciertos trucos que nos ayudarán a lograrlo.

¿Por qué los bancos prefieren clientes con contrato fijo?

Cuando un banco concede una hipoteca está prestando una determinada cantidad de dinero que espera recuperar con sus correspondientes intereses. Por ello, es necesario que se asegure de que la persona a la que presta el dinero podrá hacer frente al préstamo y, además, que podrá hacerlo en el período de tiempo establecido.

En este sentido, disponer de un contrato de trabajo fijo representa una mayor garantía que cuando se trata de uno temporal, ya que es menos probable que el cliente se quede sin trabajo y pueda llegar a tener dificultades a la hora de afrontar el pago.

Por este motivo, si no contamos con un contrato de trabajo fijo y queremos acceder a una hipoteca, deberemos demostrarle al banco que podremos afrontar el pago independientemente de que nuestro contrato sea temporal. Por ello, si queremos acceder a una hipoteca con contrato temporal, tenemos que tener en cuenta que será mucho más fácil lograrlo si cumplimos con los siguientes requisitos.

Nivel de ingresos mensuales elevado

Aunque suele ir de la mano, el hecho de tener un contrato temporal no significa necesariamente que tengamos pocos ingresos. De hecho, si estamos pensando en solicitar una hipoteca es porque después de comparar hipotecas y valorar qué casa nos podemos permitir hemos llegado a la conclusión de que podemos afrontar el pago. En este sentido, el sueldo será un factor clave a la hora de poder acceder a una hipoteca y, cuanto más alto sea, mejor.

Mensualidad de la hipoteca pequeña

De forma paralela a los ingresos mensuales, hay que tener en cuenta también la mensualidad de la hipoteca. Y será mucho más fácil que el banco nos conceda un préstamo hipotecario con un contrato temporal si la cuota mensual es pequeña. De hecho, los expertos recomiendan que no suponga más del 40% del sueldo mensual y, si es menos, más probabilidades tendremos de que nos concedan el préstamo.

Tener bastante dinero ahorrado (cuanto más mejor)

Si queremos conseguir una hipoteca con una mensualidad pequeña basta con pedir poco dinero. Sin embargo, es posible que para comprar una casa necesitemos nuestros ahorros. Disponer de ahorros es fundamental en la mayoría de hipotecas, ya que casi ningún banco concede actualmente préstamos al 100%. No obstante, cuanto mayor sea el ahorro del que disponemos, mejor, ya que el dinero que tendremos que pedirle al banco será menor, lo que el propio banco interpretará como menor riesgo de impago y a su vez facilitará la concesión de la hipoteca incluso en el caso de que tengamos un contrato temporal.

Vida laboral estable

Por otro lado, aunque se tenga un contrato temporal, hoy en día esto no significa necesariamente que no se tenga una estabilidad laboral. Sin duda, lo deseable sería contar con un contrato fijo pero, si no es así, otro factor que nos puede ayudar a la hora de acceder a una hipoteca con un contrato temporal es llevar trabajando un tiempo en la misma empresa. De este modo, aunque no dispongamos de un contrato de trabajo fijo, el banco sí que verá que tenemos una estabilidad laboral, y lo valorará como algo positivo.

Disponer de un aval hipotecario

En el caso de pedir una hipoteca con contrato temporal, es muy probable que el banco nos solicite un aval. Es decir, otra persona que, en caso de impago, se haga responsable de la deuda contraída. Esta persona que actúa como aval hipotecario tiene obligación de responder con su propio patrimonio a la hipoteca que avala en caso de impago, por lo que es una forma muy efectiva de que el banco se asegure de que recibirá el dinero prestado más los intereses. En este sentido, los avales más habituales suelen ser los padres de los hipotecados. Aunque realmente cualquier persona puede convertirse en aval de otra si así lo desea.

No tener otras deudas

Finalmente, otro aspecto que debemos tener en cuenta si queremos que el banco nos conceda una hipoteca con contrato temporal sin ponernos pegas es que no debemos tener otras deudas. Es decir, ni otras hipotecas ni otro tipo de préstamos contraídos con el banco en donde vamos a solicitar la hipoteca u otras entidades. Por ello, si queremos tener éxito, lo más recomendable será devolver los otros préstamos y saldar las deudas pendientes antes de solicitar la hipoteca, especialmente en el caso de que partamos de la desventaja de solicitarla con un contrato temporal y no uno fijo.

Todos estos elementos influyen de forma decisiva a la hora de pedir una hipoteca con contrato temporal. Por ello, es importante tenerlos en cuenta y, si no cumplimos todos, al menos cumplir con la mayoría antes de solicitar el préstamo. De esta forma, tendremos muchas más posibilidades de que el banco nos conceda la hipoteca.