Los gigantes Goldman Sachs y Oaktree tienen previsto presentar el miércoles 28 de febrero ofertas vinculantes por una cartera de suelo propiedad de Iberdrola Inmobiliaria. De este modo, la filial de la multinacional eléctrica comienza una de sus operaciones más grandes de los últimos años, que coincide con la recuperación del sector y el fuerte apetito inversor que están mostrando los fondos internacionales por el mercado del suelo español.

La cartera codiciada por los dos bancos está preparada para edificar más de un millar de viviendas en Madrid, Málaga, Granada (más de la mitad), Navarra, Salamanca, Murcia, Cantabria y Valencia. El precio de los terrenos se mueve alrededor de los 100 millones de euros, según fuentes conocedoras de las negociaciones.

Esas mismas fuentes advierten que si las ofertas no fueran ‘suculentas’, se abriría el camino a otros fondos de inversión, que están deseosos de coger su parte del pastel. Los terrenos en venta de Iberdrola Inmobiliaria suman una superficie edificable de 126.000 m2.