Isabel Díaz Ayuso / Flickr/Creative commons

Isabel Díaz Ayuso / Flickr/Creative commons

Encasa Cibeles ha emprendido acciones legales para dar pleno cumplimiento a la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que determinó que la AVS, la Agencia de Vivienda Social de la Comunidad de Madrid, no documentó suficientemente la fase administrativa interna de preparación del proceso de adjudicación de 3.000 viviendas sociales en 2013, según afirma el consorcio formado por Goldman-Azora en un comunicado.

Pese a no haber sido parte en el procedimiento, Encasa Cibeles se ve afectada por la Sentencia en la medida en que da lugar a la cancelación total y no parcial de la venta realizada en 2013. En consecuencia, Encasa deberá devolver a la AVS todas las viviendas que siguen bajo su gestión.

“Reiteramos nuestra propuesta de trabajar con la AVS para facilitar un tránsito ordenado de las viviendas. Mientras tanto, continuaremos dedicando tiempo y recursos a la gestión responsable de las viviendas”, explican en el comunicado. “Hemos intentado colaborar con la AVS para encontrar una solución amistosa lo antes posible en interés de todas las partes afectadas por el fallo judicial y nos mantenemos abiertos al diálogo”, sentencian en el escrito.

En concreto, la demanda va dirigida contra el Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA), organismo perteneciente a la CAM que era dueño de las viviendas en liza. Se trata de un procedimiento civil que quiere dar cumplimiento a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) que confirmó la anulación de la adjudicación que recibió Encasa en 2013 de 2.935 viviendas públicas, 1.865 trasteros, 3.084 garajes y 45 locales por 201 millones de euros, según ha adelantado Voz Pópuli.

En este sentido, el medio de comunicación explica que ambos socios buscan una compensación de la Comunidad de Madrid tras el fiasco de la que hasta la fecha es la mayor inversión en vivienda del banco norteamericano en España. Un problema para Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, aunque la transacción se produjera cuando Ignacio González ocupaba su sillón.