Los datos del stock de vivienda nueva en España del Ministerio de Fomento confirman que sigue descendiendo desde los máximos de 2009. El pasado año cerró con menos de 460.000 viviendas nuevas sin vender, una caída del 3,6% interanual y de un 26,6% menos desde el máximo acumulado. Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía sigue acumulando casi la mitad de todo el stock nacional.

El Ministerio de Fomento ha hecho públicos hoy los datos el parque de vivienda en España y del stock de obra nueva que aún no ha digerido el mercado. Por un lado, el parque de viviendas alcanzó en 2018 los 25,7 millones de unidades, lo que apenas supone un incremento el 0,3% interanual y mantiene “la tendencia suave de crecimiento desde 2013”, según el Ministerio.  De ellas, el 75% eran viviendas principales (19,2 millones).

Madrid y Barcelona son las únicas provincias que superan los 2 millones de viviendas, mientras que Valencia y Alicante llegan a superar el millón de viviendas. Por el contrario, en Soria, Palencia, Teruel, y Ceuta y Melilla, el parque de viviendas apenas alcanzó las 120.000 viviendas

El stock acumulado alcanza de nuevo mínimos desde 2007

Por otro lado, el stock de vivienda nueva se redujo a 459.876 unidades, lo que supone una caída del 3,6% respecto al año anterior. “La absorción del stock acumulado de vivienda nueva comenzó en 2010 y continúa en 2018”, afirma el Ministerio. De hecho, frente al máximo del stock alcanzado en 2009 con 649.780 unidades, el número de viviendas nuevas sin vender se ha reducido un 26,6%. “La digestión del boom inmobiliario ya se ha producido, al dar salida casi a un 30% del acumulado máximo”, afirma el ministerio dirigió por José Luis Ábalos.

Por contextualizar, este stock representa solo el 1,79% del total del parque de viviendas en España. La Rioja y Castilla-La Mancha acumulan más de un 3% de stock sin vender del total de su parque autonómico de viviendas.

En 2018, el stock acumulado disminuyó en todas las comunidades autónomas salvo Canarias, Ceuta y Melilla. Por el contrario, el País Vasco y Baleares destacaron con caídas superiores al 10%.

En cuanto al conjunto del stock nacional, Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía acumulan el 49,7% del total, mientras Navarra, Cantabria, Extremadura apenas cuentan con excedente de viviendas.