El empresario y banquero Enrique Pérez Flores falleció el pasado domingo 4 de octubre en Estepona por causas naturales. Hombre prudente fuera del ‘famoseo’ de la Costa del Sol, fue uno de los fundadores y actual presidente de honor del resort de La Zagaleta, en Benahavís, la urbanización más exclusiva de España y Europa, en la costa malagueña.

Su carrera comenzó en el Cuerpo Especial Facultativo de Técnicos de Aduanas cuando se licenció en 1947. Fue Director de Comercio en la Delegación de Economía de la Alta Comisaría en el antiguo Protectorado de España en Marruecos, hasta la independencia en 1956.

En mayo de 1960 marchó a Zúrich (Suiza) donde fundó diversas sociedades y donde obtuvo la primera licencia para una entidad española en Suiza. Así fundó el Banco Exterior, del que sería presidente hasta 1990.

La Zagaleta, una vida de lujo para unos pocos elegidos

Ya jubilado como banquero, levantó con un grupo de amigos la urbanización de La Zagaleta, en una finca de caza a las afueras de Benahavís, que compraron al empresario de origen saudí, Adnan Khashoggi, por lo que ahora serían alrededor de 36 millones de euros.

Khashoggi fue de las cabezas visibles de esa jet set marbellí de los años 70 y 80, que ostentaba de su riqueza y poderío. Tras su caída en desgracia dejó esta finca a la venta en una zona de increíble naturaleza y con una vivienda con vistas impresionantes al mar, lo que ahora es el Country Club de La Zagaleta, la base de lo que ahora se conoce como la urbanización más exclusiva de España y Europa.

Por aumentar la leyenda de La Zagaleta, antes que el empresario saudí, la finca fue propiedad de Henry Roussell, un conocido empresario farmacéutico francés y suegro de Cristina Onassis, la heredera del imperio creado por su padre, el armador Aristóteles Onassis.

De un proyecto inicial de 3.000 viviendas en un lugar privilegiado en la carretera comarcal desde Marbella hacia Ronda, finalmente se decidió por un modelo más lujoso y exclusivo de apenas 420 mansiones de alto ‘standing’, con propiedades de más de 25.000 m2. Actualmente se encuentra al 50% de su capacidad.

Y es que para vivir en La Zagaleta no solo hace falta tener dinero. Hay que pasar un proceso de selección para poder optar a una de las villas de lujo. Los gestores de La Zagaleta son muy comedidos con quién se instala en el vecindario, tenga el caché que se tenga. Prácticamente los futbolistas y actores están vetados por el seguimiento mediático que tienen detrás. Aquí se busca, además de exclusividad, privacidad y discreción.

La urbanización cuenta con vistas espectaculares desde la montaña al Mar Mediterráneo, con dos campos del golf, un club hípico, y un helipuerto en la casa de campo, el Country Club, que dio origen a La Zagaleta. El lugar cuenta con seguridad privada y extremas medidas de seguridad.

Los primeros ‘moradores’ de estas lujosas viviendas comenzaron a llegar a comienzos de los 90 de los mercados de más alto ‘standing’ como Suiza o Alemania. España comenzaba a ponerse de moda como destino turístico y lugar para vivir y jugar al golf. De hecho, el prestigioso arquitecto californiano, Bradford Benz fue el autor del campo de golf de La Zagaleta, de 36 hoyos con nivel campeonato.

En los comienzos del nuevo milenio, se invirtieron 20 millones de euros en la construcción de un segundo campo de golf, aprovechando el tirón del boom inmobiliario y la llegada de nuevos vecinos procedentes de la City londinense. La exclusividad y singularidad del proyecto ha seguido atrayendo a un tipo de público que no ha notado tanto como el resto la crisis económica de 2008.

Las mansiones de La Zagaleta ocupan los primeros puestos del ranking de viviendas más caras de España, que publica todo los años idealista.

Gtres

Gtres