Pixabay

Pixabay

El grupo chino Evergrande, una de las mayores promotoras inmobiliarias del país, con filiales en sectores como la automoción y las finanzas, ha vuelto a cotizar tras permanecer suspendida en la bolsa de Hong Kong desde el pasado 4 de octubre. Y en su regreso al parqué se ha desplomado un 13,6%.

La compañía, que es la promotora inmobiliaria más endeudada del mundo, solicitó ayer al operador del mercado chino retomar las negociaciones de sus acciones tras anunciar el fracaso de la venta de una participación mayoritaria en su disivión inmobiliaria, Evergrande Property Services, a su rival Hopson, por unos 2.600 millones de euros. Las negociaciones sobre esta operación habían propiciado la suspensión en bolsa

«A solicitud de la compañía, se suspendió la negociación de las acciones en la bolsa el 4 de octubre de 2021. La compañía ha presentado una solicitud para la reanudación de la negociación de las acciones a partir de las 9.00 del 21 de octubre de 2021», afirma el comunicado del gigante inmobiliario chino, acuciado por problemas de solvencia por las dificultades de liquidez que atraviesa, lo que ha llevado a la empresa a buscar la venta de varios activos.

Evergrande explica en el documento que ha decidido rescindir y dar por terminado el acuerdo alcanzado con Hooplife Technology Group Limited, filial de Hopson Development Holdings Limited, para vender el 50,1% de Evergrande Property Services por 20.040 millones de yuanes (2.693 millones de euros).

Evergrande anunció el pasado 14 de septiembre la adopción de medidas para aliviar su delicada posición de liquidez, incluida la venta de participaciones accionariales y de otros activos.

Sin embargo, en referencia a la venta de Evergrande Property Services, la compañía señala que el pasado 12 de octubre «tenía motivos para creer (según información de diversas fuentes) que el comprador no había cumplido con el prerrequisito para hacer una oferta por Evergrande Property Services», por lo que Evergrande decidió ejercer su derecho derescisión.

Por su parte Hopson Development Holdings ha emitido un comunicado en el que sostiene su capacidad y preparación para llevar a cabo la transacción en las condiciones pactadas con Evergrande y en donde asegura que «no acepta que exista sustancia alguna para la rescisión», por lo que ha advertido de que se reserva todos los derechos legales.

«La junta lamenta anunciar que el vendedor no ha completado la venta de las acciones el 12 de octubre de 2021 de conformidad con los términos del acuerdo«, recoge el comunicado de Hopson.

En este sentido, la empresa compradora afirma que el pasado 13 de octubre emitió un aviso para exigir al vendedor el cumplimiento de sus obligaciones de conformidad con el acuerdo alcanzado entre las partes, añadiendo que, ese mismo día, con posterioridad al aviso emitido, recibió la notificación por parte del vendedor declarando la rescisión o terminación del acuerdo.

Según el diario Financial Times, las acciones de Evergrande han cerrado la sesión con una caída del 13,6%, mientras que los títulos su filial Evergrande Property Services, que también llevan congeladas en el parqué desde el 4 de octubre, han bajado un 10,2%. En cambio, las acciones de Hopson han subido más de un 5% en su regreso al parqué tras el fracaso de las negociaciones para comprar la división inmobiliaria del grupo presidido por Hui Ka Yan.

Desde principios de año, las acciones de Evergrande acumulan un desplome de más del 80%, lo que le ha provocado perder más de 190.000 millones de dólares de capitalización bursátil; es decir, de valor de mercado. Según Al Jazeera, la compañía debutó en Hong Kong en 2009. Por aquel entonces, era la compañía privada más grande de China y su fundador, Xu Jiayin, el hombre más rico del continente.

Financial Times

Financial Times

En los últimos días han llegado al mercado todo tipo de noticias sobre Evergrande. por ejemplo, que la crisis inmobiliaria ha lastrado al PIB de China, que apenas creció 0,2% en el tercer trimestre frente a los tres meses anteriores, siendo el dato más bajo en lo que llevamos de año, pese al incremento interanual del 4,9%.

Mientras, el Banco Popular de China (BPC) considera que los potenciales riesgos para el sistema financiero derivados de las dificultades que atraviesa la promotora Evergrande son «controlables» por el sector, según el responsable de Mercados Financieros del BPC, Zou Lan. Además, ha recordad que “el banco central ha pedido a los prestamistas que mantengan un flujo de crédito estable y ordenado al sector inmobiliario”.

Por otro lado, el grupo inmobiliario ha anunciado que abonará el cupón adeudado a los inversores sin ningún tipo de condición, con un interés del 5,8%.

Esto supone abonar el segundo vencimiento que tiene pendiente desde que comenzaron sus problemas de liquidez. Pese a seguir pagando los bonos dirigidos a inversores chinos, la promotora sigue teniendo problemas con los bonos internacionales, principalmente en dólares, y aún no ha comunicado si los pagará o no, ya que se encuentra en periodo de gracia concedido por los deudores, para pagar estos intereses. 

Según los últimos datos conocidos de la compañía, Evergrande cuenta con un pasivo de 263.351 millones de euros a 30 de junio. De esa cifra, 76.591 millones de euros son en préstamos y 127.407 millones son cuentas a pagar a proveedores.

En las últimas semanas otras firmas inmobiliarias chinas han confirmado sus problemas para hacer frente a los compromisos financieros, como Fanstasia y Sinic.