El nuevo euríbor, el llamado euríbor plus, tenía previsto entrar en vigor el próximo verano. Sin embargo, el Instituto Europeo de Mercados Monetarios (EMMI) ha anunciado que “no es factible” la implantación de este nuevo cálculo basado en transacciones reales de la banca en lugar de en estimaciones por las condiciones actuales del mercado. No obstante, ha señalado que seguirá investigando una alternativa híbrida capaz de implantarse correctamente. Así, los hipotecados que tengan como referencia el euríbor continuarán disfrutando de un indicador en terreno negativo. 

Según una nota de prensa enviada por el EMMI, han estado recogiendo datos de transacciones de 31 bancos de 12 países durante seis meses desde septiembre de 2016 hasta febrero de 2017. El análisis ha concluido que bajo las actuales condiciones del mercado no es factible aplicar esta nueva metodología del euríbor correctamente. 
Por eso, asegura que en los próximos meses se centrará en desarrollar una nueva metodología que sea híbrida.

El euríbor plus iba a funcionar basándose en tipos de interés de operaciones reales y no de operaciones estimadas. El objetivo que se quiere obtener es evitar los vaivenes del actual indicador, que recordamos está en mínimos históricos. En concreto, cerró el mes de abril en el -0,12%, lo que se convierte en un nuevo récord y lleva ya desde febrero de 2016 en terreno negativo.