El sector retail vivirá un buen año en lo que a inversión se refiere. Según las previsiones que maneja el banco francés BNP Paribas, durante 2018 podría captar más de 4.000 millones de euros, una cifra hasta 500 millones superior a la que consiguió el año pasado.

El buen arranque del ejercicio y el creciente interés que están despertando los centros comerciales entre la comunidad inversora están detrás de este escenario optimista, que podría prolongarse en lo que queda de década. Como decía recientemente la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales (AECC), estos activos han vuelto a ponerse de moda.

¿Los motivos? El informe de BNP recuerda que entre 2018 y 2020 se espera la llegada al mercado de más de un millón de m2 de superficie entre nuevas aperturas y ampliaciones de los activos ya existentes.

Además de los centros comerciales, los hipermercados, los supermercados, las sucursales bancarias y las medianas superficies también tendrán un papel destacado en el portoflio de las carteras de determinados perfiles de inversores. Y es que todo apunta a que estos activos mantendrán la rentabilidad que registraron el pasado ejercicio: un 6%-6,5% en parques de medianas, un 5%-5,5% para centros comerciales prime y en torno al 3% para locales prime “High Street”.

Con estas cifras sobre la mesa, Jaime Maynau, director de inversión retail de BNP Paribas Real Estate, detecta “una clara tendencia hacia la compra de suelo comercial por parte de inversores con perfil promotor, para el desarrollo de los parques de medianas, tras años de parón por la crisis en este sector”.