Kylie Fitts/Compass

Kylie Fitts/Compass

La construcción de viviendas procedente de viejos contenedores de transporte llega a un nuevo hito con esta fabulosa propiedad en Colorado (EEUU). Diseñada con el metal original, se le ha añadido madera recuperada y acero, y además es totalmente independiente, desconectada de la red eléctrica. Se vende ahora por 3,1 millones de dólares, unos 2,6 millones de euros al cambio actual.

La casa cuenta con más de 870 m2 en dos niveles, más el sótano, con grandes espacios interiores y exteriores, que ofrecen amplitud y dan mucha luz al interior de la vivienda. Tiene tres dormitorios y cuatro baños. La sala de estar es enorme y de planta abierta, uniendo de forma diáfana la cocina y el comedor.

La colocación de los contenedores permitió a los diseñadores crear espacios en la azotea y conseguir que los dormitorios tuvieran balcones, conectados a través de los enormes ventanales.

 La está totalmente hecha a mano por los propietarios, dos diseñadores que contrataron a un arquitecto local para aunar los dos contenedores de transporte en esta espectacular vivienda.

La decoración de los interiores es única, desde las lámparas hasta los sofás. Cuenta con paneles solares colocados en el techo, además de tratar de conseguir la mayor eficiencia energética posible con un aislamiento de espuma, además un sistema de regeneración del aire para no tener la necesidad de abrir las ventanas.

Salón, comedor y cocina: todo junto

Amplía zona diáfana / Kylie Fitts/Compass

Amplías zonas exteriores

Terraza / Kylie Fitts/Compass

Una decoración peculiar

Dormitorio / Kylie Fitts/Compass

En medio del campo en Colorado

Exteriores / Kylie Fitts/Compass

Una barra muy amigable

Cocina / Kylie Fitts/Compass

Decoración con detalles

Comedor / Kylie Fitts/Compass

Entrada a la vivienda

Pasillo / Kylie Fitts/Compass

Lleno de cuadros y colores

Salón / Kylie Fitts/Compass

Amplías terrazas con vistas

Terraza / Kylie Fitts/Compass