Millones de trabajadores de los mercados desarrollados tienen un empleo a tiempo parcial, aunque el peso de esta modalidad de jornada difiere mucho según el país.

Mientras en la media de la OCDE, supone aproximadamente el 16,7% del empleo total, en países como Nueva Zelanda, Australia, Reino Unido, Alemania, Japón, Dinamarca, Irlanda y Países Bajos supera el 20%, mientras que en Europa del Este suele situarse por debajo del 10%. España, por su parte, se sitúa en la parte baja de la tabla.

De los 34 países que forman la OCDE, solo en ocho el peso del empleo a tiempo parcial es de un solo dígito. Entre ellos, destacan Turquía, Portugal, Estonia, Polonia, República Checa o Hungría, que cierra el ranking con un 4%.

Con un peso de dos dígitos, pero por debajo de nuestro paísse encuentran Corea, Grecia, Luxemburgo, Suecia y Finlandia (que se mueven entre un 10,9% y un 14%, respectivamente). España es la siguiente de la lista con un peso del 14,1%, un resultado parecido al de Francia (14,2%). Por debajo de la media de los países desarrollados también se encuentra Israel (15,5%). 

Pero si hay países que destacan en el ranking son los centroeuropeos, Japón, Australia y Nueva Zelanda, donde el peso del trabajo a tiempo parcial supone más de una quinta parte del empleo total. En Dinamarca, Japón o Irlanda, por ejemplo, supera el 22%, mientras que en Reino Unido se acerca al 24%. Por encima del 25% están los tres primeros de la lista: Australia (25,9%), Suiza (27%) y Países Bajos (37,7%). 

>> Nota: No hay datos disponibles de EEUU