El año pasado se formalizaron 310.096 préstamos para comprar vivienda, un 9,7% más que en 2016. Se trata de la cifra más elevada desde 2011, según los datos del INE, que muestra el proceso de normalización en el que se encuentra el mercado hipotecario. El tipo fijo se ha consolidado por encima del 30% de las nuevas operaciones, mientras que el importe medio de los préstamos marca máximos desde 2010.

Las 20.681 hipotecas registradas en diciembre confirmaron la recuperación del mercado hipotecario. Con cifras sostenibles para el sector residencial por primera vez desde 2011 se firmaron más de 300.000 hipotecas, en total 310.096, cuando hace seis años se cerraron más de 408.000 préstamos. Lejos quedan los más de 1,2 millones de hipotecas que se registraron en 2007, en pleno boom inmobiliario, cuando comenzó la serie histórica del Instituto Nacional de Estadística.

La subida de 2017 de un 9,7% interanual supone el cuarto año consecutivo en positivo, pero es un incremento más moderado frente a los años anteriores, cuando en 2015 subió un 20,8% o en 2016 hasta un 14,6% interanual.

Por otro lado, el capital prestado en las hipotecas para comprar casas aumentó un 16,6% interanual en 2017, hasta alcanzar cerca de los 36.200 millones de euros. El importe medio de una hipoteca se situó en 116.709 euros, un 6,3% más frente al año anterior. Este dato es el más alto desde 2010, cuando se alcanzaron los 116.934 euros.

En el plano territorial, Andalucía (60.240), Comunidad de Madrid (56.644) y Cataluña (49.918) fueron las regiones donde se contrataron más hipotecas durante 2017. En cuanto a su evolución interanual, La Rioja (18,4), Madrid (16,6%) y Asturias (12,4%) registraron los mayores incrementos interanuales.

Mientras para el capital prestado: Madrid (9.287,1 millones de euros), Cataluña (6.893,6 millones) y Andalucía (5.898,3 millones) se concedió más dinero para el préstamo.

Para Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, a pesar de que el mes de diciembre no ha resultado tan positivo como se hubiera podido esperar, el mercado hipotecario sigue gozando de muy buena salud. Durante 2017 se concedieron más de 310.000 hipotecas, lo que supone un 9,7% más que las que se firmaron un año antes. Tras dos años consecutivos con crecimientos de dos dígitos, esta ralentización del incremento responde más a un proceso de normalización y maduración del mercado que a un cambio de tendencia. En este escenario, los bancos están compitiendo por los clientes en precio, pero sin relajar los criterios de riesgo, lo cual es un signo claro de que no nos encontramos ante una nueva burbuja”.