Román Escolano coge la batuta del Ministerio de Economía, una de las carteras que ha tomado algunas de las decisiones más difíciles de los últimos años.

Economista, expresidente del ICO y vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI) hasta ahora, desde este 9 de marzo sucede a Luis de Guindos tras su nombramiento como vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), y se estrena en el Consejo de Ministros de este 9 de marzo, en el que está prevista la aprobación del Plan de Vivienda 2018-2021.

Su mandato estará marcado por todo tipo de retos, principalmente por la privatización de Bankia, la llegada definitiva de la nueva ley hipotecaria, el control de la deuda pública y el mantenimiento del crecimiento económico. No obstante, también asumirá tareas más sencillas.

Por ejemplo, y de cara a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado de 2018 por parte del Gobierno para finales de mes, se espera que Economía revise al alza las previsiones de crecimiento económico. Hasta ahora, se esperaba un repunte del PIB del 2,3% para este ejercicio, aunque todo apunta a que las cuentas públicas de este año incluirán una previsión del 2,5%. No obstante, hay expertos que sitúan el avance en el 3%.

Otro de sus trabajos más fáciles y gratificantes será anunciar de forma oficial que España ha salido del procedimiento de déficit excesivo. Ya en noviembre Bruselas anunció que nuestro país podría conseguir rebajar el déficit público por debajo del 3%, el nivel deseado para todos los países europeos. A pesar de que a principios de esta década el déficit llegó a ser de dos dígitos, actualmente está cerca de lograr el objetivo. Según la Comisión Europea, el déficit podría bajar del 3% en primavera y terminar 2018 en torno al 2,4%. De cara al próximo año, su previsión es del 1,7%.

Además, y teniendo en cuenta la inercia que ha cogido la economía doméstica, parece que dar continuidad al crecimiento a medio plazo no estará entre sus retos más complicados. No obstante, deberá asumir el impacto del previsible encarecimiento del petróleo en las importaciones, el posible freno de las exportaciones por la revalorización del euro frente a otras divisas internacionales y cómo afectará a las familias y las empresas la futura subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE).

¿Y cuáles serán sus retos más complicados? Uno de ellos será la privatización de Bankia, entidad que recibió en 2012 más de 20.000 millones de euros públicos para evitar la quiebra. A pesar de que el Gobierno ha aprovechado momentos puntuales para vender diferentes paquetes de la entidad que lidera José Ignacio Goirigolzarri, lo cierto es que el Estado todavía controla más de un 60% del capital del banco a través del FROB, según los datos de la CNMV. La fecha límite para privatizar totalmente la entidad es el 31 de diciembre de 2019.

Otro de sus ‘marrones’ será meter en vereda a la deuda pública, que en apenas una década ha pasado de suponer en torno al 60% del PIB a representar toda la riqueza que es capaz de generar nuestro país en un año. Actualmente estamos entre los países europeos con mayor ratio de deuda pública sobre PIB, aunque las previsiones del Ejecutivo dibujan tímidas caídas en los próximos años. Tras alcanzar el 100% del PIB en los últimos tiempos, el mercado cree que este año el dato bajará hasta el entorno del 96-97% del PIB.

Escolano también tiene por delante conseguir la aprobación definitiva de la nueva ley hipotecaria, un proyecto que fue presentado por el Gobierno en noviembre y que todavía se encuentra en fase parlamentaria. Esta normativa no solo equiparará la normativa española a la europea en materia de hipotecas, sino que también dará más transparencia a bancos y consumidores. Entre sus grandes novedades están la obligatoriedad del cliente de acudir a un notario antes de firmar el contrato para garantizarse de que su préstamo se ajusta a la legalidad, una limitación a las comisiones que aplican los bancos, la posibilidad de convertir las hipotecas variables en fijas o una lista de cláusulas abusivas. [Todo lo que debes saber sobre la nueva ley hipotecaria]

Reformas en el aire e impulso europeo

Escolano se enfrentará también a varias reformas que todavía están en el aire. Según explica la agencia Europa Press, una de las pendientes es la que busca dividir Competencia (CNMC) en dos entidades independientes, una de ellas centrada en sectores y la otra, centrada en competencia.

Y no es la única. Sobre la mesa también están reforzar la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), crear una Agencia de Seguros Independiente y una Autoridad de Protección al Ahorrador e Inversor Financiero, retomar la ley de liberación de los servicios profesionales, impulsar la unidad de mercado, eliminar barreras a la actividad empresarial (somos el 28º país del mundo en facilidades para los negocios) y potenciar la industria, sobre todo en sectores tan importantes como el automovilístico.

En el ámbito comunitario, el nuevo ministro de Economía deberá reforzar con sus homólogos europeos la unión bancaria, creada para mantener la estabilidad financiera y frenar futuras crisis en el Viejo Continente.