Reproducción del desarrollo / Fuente: DCN

Reproducción del desarrollo / Fuente: DCN

La famosa Operación Chamartín está un paso más cerca de convertirse en una realidad. Tras años de parálisis y de negociaciones, el proyecto inmobiliario más importante de Madrid ha empezado bajo el nombre de Madrid Nuevo Norte.

El desarrollo del norte de la capital, que supondrá ampliar el Paseo de la Castellana e incluirá la construcción de 10.500 viviendas, zonas verdes, oficinas y el rascacielos más alto de España, ya ha pasado un importante trámite administrativo: el Ayuntamiento ha aprobado, la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que desarrolla el proyecto Madrid Nuevo Norte, lo que da el pistoletazo de salida a la tramitación administrativa de la nueva ordenación.

En el proyecto han colaborado el sector privado (la promotora Distrito Castellana Norte) y varias Administraciones: el Consistorio, la Comunidad de Madrid y el Estado, a través del Ministerio de Fomento. Y, según se desprende del expediente sobre la modificación del PGOU, la construcción de este nuevo barrio será un revulsivo para el sector público. Se calcula que las Administraciones colaboradoras podrían ingresar hasta 3.800 millones de euros a través de impuestos.

Cerca la mitad de dicho montante irá a parar a la Administración Central: unos 1.718 millones, de los que la mitad se recaudarán a través del Impuesto de Sociedades, otro 30% a través del IVA y el resto, vía IRPF. El Ayuntamiento, por su parte, se llevará unos 1.515 millones de euros, de los que un tercio se corresponderá con el IBI.

Los 560 millones de euros de ingresos fiscales restantes irán a parar a la Comunidad de Madrid, que es la Administración que debe aprobar de forma definitiva del PGOU cuando éste tenga el visto bueno del gobierno municipal.

>> Guía para no perderte con la Operación Chamartín

>> Consulta aquí los lugares de actuación