El emblemático hotel Ritz de Madrid clausura sus puertas durante casi dos años para comenzar una reforma integral del interior y mejoras en el exterior del edificio, unas obras valoradas en 99 millones de euros. El grupo chino Mandarin Oriental compró el Ritz en 2015 y acomete ahora la transformación de 106 habitaciones y 47 suites.

Las obras de remodelación estarán dirigidas por el arquitecto Rafael de la-Hoz, mientras que la reforma interior de las estancias y zonas comunes las llevarán a cabo los diseñadores franceses Gilles y Boissier. La compañía Hill International es la encargada de la gestión de la reforma.

Además del hall principal, salones y restaurantes se dará un nuevo toque a las 106 habitaciones y 47 suites del hotel, donde destaca la Suit Real, de 188 m2 y vistas al Museo del Prado.

Todo el mobilario del hotel, candelabros, pinturas, frescos y esculturas se guardarán almacenados hasta la reapertura y se decidirá si volverán a su sitio o no.

Entre las principales novedades del nuevo Ritz estará la vuelta de la cubierta de cristal en el centro del hotel, un detalle del edificio original, que permitirá la entrada de la luz directa al salón principal. El restaurante volverá a su ubicación original, con acceso directo al jardín. Además, el hotel tendrá  un gimnasio con piscina cubierta y spa.