Gtres

Gtres

Los principales indicadores inmobiliarios en algunas de las economías más importantes del mundo se acercan peligrosamente al riesgo de burbuja en el actual periodo pospandemia, según un estudio de Bloomberg Economics. Nueva Zelanda, Canadá y Suecia tienen los índices más preocupantes, mientras España (17), Italia (21) o Portugal (13), se mantienen alejados.

Importantes mercados residenciales como los de Reino Unido (5), EEUU (7) o Francia (10) también se encuentran entre los que más riesgo tienen de llegar a una burbuja, y de hecho en muchos países de la OCDE, los precios se encuentran ahora más altos de lo que eran antes de la crisis financiera de 2008.

“El extraordinario estímulo que ha ayudado a poner de nuevo en pie a la economía global también está avivando de un nuevo problema: las burbujas inmobiliarias”, afirma Niraj Shah, economista jefe responsable del informe. «Un cóctel de ingredientes está elevando los precios de la vivienda a niveles sin precedentes en todo el mundo”, aclara sobre el estudio de las principales economías.

Y entre esos elementos que están contribuyendo al riesgo de burbuja se encuentra unas tasas de interés históricamente bajas, el estímulo fiscal incomparable, los ahorros bloqueados listos para ser utilizados como depósitos, el stock limitado de viviendas y las expectativas de una recuperación sólida en la economía mundial.

Otros aspectos que han acrecentado la demanda son los incentivos fiscales ofrecidos por algunos gobiernos a los compradores de viviendas o el aumento del interés por cambiar de casa de los teletrabajadores en busca de más espacio.

El estudio de Bloomberg analiza cinco variables para predecir la posibilidad de riesgo del estallido de una burbuja inmobiliaria: la relación entre precios y rentas, la relación entre precios e ingresos, el crecimiento real de precios, el crecimiento nominal de precios y el crecimiento del crédito en términos anuales.

Tras Nueva Zelanda, Canadá y Suecia, y los países anteriormente nombrados, entre los 10 países con mayor riesgo se encuentran Noruega (4), Dinamarca (6), Bélgica (8) o Austria (9). Para España, el principal factor de riesgo viene del incremento del crédito, que con un aumento del 9,8% es el cuarto más alto, solo por detrás de Francia, Colombia y Canadá.

Sin embargo, presenta un crecimiento de los precios más bajos (1,7%) – solo superado por el 1,6% de Italia.

Pero pese al riesgo mundial actual, el estudio prevé un enfriamiento de la situación si se mantienen las previsiones de los principales organismos. “A medida que aumentan las métricas de riesgo, como los tipos de interés aún bajos o las políticas macroprudenciales vigentes, es más probable que el periodo venidero se caracterice más por un enfriamiento en lugar de un colapso”, agregó la economista.