El precio de la vivienda recogido por las tasadoras muestra una leve mejoría durante el tercer trimestre del año (0,6%) frente al periodo de confinamiento, para dejarlo en 1.619 euros/m2. Pero si se compara con el mismo periodo de 2019, se produce una caída media del 1,1%, según los últimos datos del MITMA. Solo La Rioja, Asturias, Baleares, Galicia y Madrid salvaron los datos interanuales.

El valor tasado de las viviendas, la mayoría dedicadas a la petición de préstamos hipotecarios para la adquisición de una propiedad, consigue su primera subida intertrimestral después de caer en la primera mitad de 2020, sobre todo, por la pandemia del coronavirus. El cierre de 2019 dejó el precio más alto de la vivienda tasada libre en 1.653 euros/m2, unos niveles que no se veían desde 2012, y desde entonces se ha regularizado.

Aunque todas las estadísticas se han visto afectadas por el golpe seco de la pandemia del coronavirus que paralizó casi toda la actividad económica desde mediados de marzo y hasta finales de junio, durante el periodo de estado de alarma. El precio de la vivienda a cierre de septiembre alcanzó los 1.619 euros/m2 apenas un 0,6% más frente al cierre del segundo trimestre, cuando se registró el peor dato de los últimos dos años. Esa misma cifra es un -1,1% menos que en el mismo periodo de 2019, según la última estadística publicada por el Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana.

Por comunidades, Madrid (2.610 euros/m2), Baleares (2.381 euros/m2) y País Vasco (2.343 euros/m2) registraron los precios más altos, con subidas intertrimestrales del 0,8% y 2,1% en las dos primeas regiones y una caía del 2% en Euskadi. Cantabria (2,7%), Castilla-La Mancha (2,3%) y Comunitat Valenciana (2,1%) tuvieron los mayores incrementos durante el verano.

Pero si nos vamos al dato interanual, todas las autonomías tuvieron caídas de los precios -con Murcia (-3,2%), Navarra (-3%) y Aragón (-2,9%) a la cabeza-salvo en La Rioja (1,5%), Asturias (0,5%), Baleares y Galicia (0,4% en ambos casos) y Madrid (0%).