El sector residencial y en concreto la obra nueva resiste, al menos de momento, el golpe de la crisis del coronavirus. De hecho, la vivienda nueva no sólo mantiene el tipo en el seísmo de la pandemia, sino que registra los mejores números de la última década en lo que a precio se refiere.

Según un informe elaborado por Sociedad de Tasación, el precio de la vivienda nueva en España se situó a cierre de junio en 2.472 euros/m2, la cifra más alta desde 2010 y, acorta distancias con los máximos registrados en 2007 (2.905 euros/m2) que de los mín

Desde finales de 2014, el precio de la vivienda nueva no ha parado de aumentar, aunque desde junio del pasado ejercicio hasta junio de 2020, sólo se ha encarecido en 72 euros/m2, lo que demuestra que el crecimiento se ha moderado al registrar una variación anual inferior al 4,5% que registró entre diciembre de 2018 y el mismo mes de 2019, cuando pasó de 2.348 euros/m2 a 2.453 euros/m2. Esta deceleración complica que las viviendas de obra nueva alcancen máximos de 2007, de hecho, todavía se sitúa un 15% por debajo de esta cifra, según los datos de la tasadora. 

No obstante, los precios actuales están más cerca de ese récord que de los mínimos de la anterior crisis. A finales de 2014, el precio medio llegó a situarse en 1.992 euros/m2, lo que significa que desde entonces el precio se ha encarecido casi un 24% o, lo que es lo mismo, en 478 euros/m2. En cambio, el precio actual está a 433 euros/m2 por debajo de máximos.

Cabe destacar también que el precio medio de la vivienda nueva en las ciudades con población superior a 100.000 habitantes que no son capitales de provincia se ha situado en 1.807 euros/m2 que representa una variación anual del 2,1%. Por su parte, las ciudades con población superior a 50.000 habitantes registran un precio en obra nueva de 1.691 euros/m2, que representa una variación anual del 2,2%, según la tasadora.

Por qué el covid-19 no afecta al precio

Los datos demuestran que el coronavirus no ha afectado a las previsiones de los expertos para este tipo de producto dentro del segmento residencial, y en las que descartan caídas de precios. Cabe destacar en este sentido que las promotoras ya tenían casi todas las unidades vendidas para este 2020 y también una pequeña parte de 2021, lo que ha ayudado a mantener la estabilidad en el mercado.

Además, Juan Fernández-Aceytuno, consejero delegado de Sociedad de Tasación, explicó en la presentación del último estudio que el segmento de la población más afectada por los ERTE derivados del coronavirus ya estaba excluido de la compra de una vivienda nueva por su nula capacidad de ahorro durante los últimos años.

Pero no es la única clave que explica esta situación. «El inversor ha vuelto a ver al residencial como un valor refugio para sus inversiones ante el futuro incierto de otras inversiones alternativas», explica en este sentido.

Un argumento que se respalda con los datos de Sociedad de Tasación: aumentan las transacciones, pero descienden las hipotecas concedidas. «Que se concedan menos hipotecas, pero aumenten las transacciones es porque se compran viviendas sin necesidad de tener que pedir un préstamo y en muchos casos a modo de inversión», argumenta. En este apartado también están las familias que deciden vender su vivienda para comprar otra de reposición sin necesidad de pedir hipoteca y los padres que compran una casa a sus hijos. 

El precio de la vivienda aumenta un 2,7% interanual

Con respecto al precio de la vivienda, incluyendo nueva y usada, la compañía sitúa el promedio en España en 1.681 euros/m2 a finales de junio de 2020, con un incremento del 2,7% sobre el mismo mes de 2019. Por su parte, la variación de precios del primer semestre de 2020 se ha situado en un 1,1%. De esta forma, el ritmo de crecimiento se ha moderado por tercer ejercicio consecutivo, lo que confirma también la tendencia del mercado de obra nueva.

El informe detalla que todas las comunidades autónomas registraron un aumento en los precios de la vivienda durante el último año. Así, las mayores subidas se produjeron en la Comunidad de Madrid con un 4,3%, en Canarias con un 2,9% y en Baleares con un 2,7%. Por el contrario, en la Ciudad Autónoma de Ceuta se produjo un leve incremento del 1,4%, en Galicia del 1,5% y en Asturias del 1,6%.

Respecto a la evolución semestral, las autonomías que encabezaron dicho crecimiento fueron la Comunidad de Madrid con un 1,5% y Andalucía, Canarias y Navarra, estas tres últimas con un 1,1%, respectivamente. Por su parte, la variación de precios se contuvo especialmente en Ceuta (0,6%), Asturias (0,6%), Galicia (0,8%) y Castilla y León (0,8%).

Un poco menos de 7 años y medio para comprar una casa

El Índice de Esfuerzo Inmobiliario de Sociedad de Tasación, que mide el número de años de sueldo íntegro que un ciudadano medio necesita destinar para la compra de una vivienda de tipo medio, se ha situado en 7,4 años al cierre del tercer trimestre de 2020, apenas una décima más que hace doce meses, un signo más de estabilidad en el sector residencia.

Baleares se mantiene como la región donde más años se necesitan para acceder a una vivienda, con 16, cuatro décimas más que hace un año. En el lado opuesto se mantiene un trimestre más La Rioja, donde el acceso a la vivienda requiere de 4,6 años de sueldo íntegro, dos décimas menos que hace un año.

Aumenta la rentabildiad del alquiler

El estudio realizado por la tasadora también analiza la rentabilidad bruta del alquiler. Según datos de avance del tercer trimestre de 2020, la rentabilidad bruta media del alquiler en España se situó en un 8%, lo que supone un aumento del 4,9% frente al dato registrado durante el mismo periodo de tiempo del año anterior.

Entre las provincias que más han aumentado la rentabilidad bruta en alquiler respecto al mismo periodo del año pasado, destacan Segovia y Cantabria. Madrid y Barcelona también han incrementado su rentabilidad un 5,2%, mientras que Granada ha subido casi cuatro puntos hasta alcanzar un rendimiento del 7,3%. Sin embargo, Álava y las Islas Baleares han reducido su rentabilidad.