Comprar en Málaga, cada vez más caro. El precio de la vivienda tanto nueva como de segunda mano en la ciudad andaluza ha aumentado un 12% hasta julio de este año, en comparación con el mismo periodo de 2017, hasta situarse en torno a los 1.513 euros el m2, según un estudio elaborado por la consultora inmobiliaria CBRE. En la provincia de Málaga esta cifra asciende a los 1.7145 €/m2, lo que supone un crecimiento del 6%.

Este crecimiento del precio de la vivienda se debe, en gran parte, a que Málaga se consolida como la provincia andaluza con una demanda de vivienda más intensa, registrando un crecimiento interanual del 20% durante la primera mitad del año.

En el marco de una evolución positiva constante del mercado residencial, la provincia de Málaga acapara en torno al 6% de la compraventa total a nivel nacional, con más de 33.000 viviendas transaccionadas en la primera mitad del 2018, lo que supone un crecimiento del 14% en la compraventa de vivienda de la provincia de Málaga, en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Según ha argumentado Rosa Madrid, directora regional de CBRE en Andalucía, “este incremento viene produciéndose desde mínimos registrados en 2013 y 2014, y se trata de cifras todavía muy por debajo de los precios máximos del 2006 y 2007”.

Málaga es, junto con Alicante, el principal mercado residencial entre los extranjeros, que representan el 26% de las transacciones totales de la provincia de Málaga, si bien, el peso relativo ha ido cayendo como resultado del fuerte aumento de la demanda nacional, ya que por ejemplo en 2014, el 34,5% de las transacciones fueron de extranjeros.

Segunda mano

La vivienda de segunda mano ha tomado un papel relevante en el impulso de la demanda de vivienda, con casi el 92% del total de las transacciones, y es en la Costa del Sol donde se concentra más de la mitad de la compraventa de vivienda. Así, mientras que el 22% de las transacciones de vivienda se han producido en Málaga, Marbella concentra el 13%, Mijas el 9% y otras localidades como Estepona y Benalmádena el 7%.

En este sentido, pese a que la construcción de obra nueva muestra signos de recuperación -con un crecimiento de en torno al 50% de media al año desde 2014-, los niveles de producción son todavía muy moderados, con un volumen anual de 3.056 unidades de obra nueva hasta julio de 2018. Así, Málaga concentra el 26% de las transacciones de obra nueva, seguido por Mijas, con el 12% y otras localidades como Estepona y Benalmádena con un 7%.

No obstante, los visados de obra muestran cifras muy positivas de cara a la producción residencial futura en la provincia. Concretamente, crecen a un ritmo promedio que supera la tasa del 50% anual y se sitúan en torno a las 8.300 viviendas visadas en la provincia de Málaga en lo que llevamos de año, y casi 1.500 en Málaga ciudad.

“Según nuestras previsiones, en los próximos dos años saldrán al mercado importantes volúmenes de vivienda terminada, si bien es cierto que el ritmo de comercialización de las promociones vendrá determinado por los niveles de absorción de la obra nueva en el mercado, así como por otros factores de tipo administrativo, como la concesión de licencias de obra y la gestión del suelo” apunta la directiva.