El mercado residencial acumula ya cuatro años en positivo en los precios de la vivienda desde que registraron sus principales caídas entre 2012 y 2013. En 2017, se incrementó un 6,2% de media, el mayor aumento desde que estalló la burbuja inmobiliaria, según los datos de INE. Las casas usadas siguen acumulando sus mayores subidas desde 2007, hasta un 6,3%.

El dato del cuarto trimestre de 2017 sobre el Índice de Precios de Vivienda elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) ofrece un incremento del 7,2% interanual, lo que supone el mayor aumento desde el tercer trimestre de 2007, cuando los precios venían cayendo desde los máximos alcanzados a comienzos de ese año.

Este incremento permite cerrar 2017 con un aumento medio del precio de la vivienda del 6,2%, lo que supone 1,5 puntos porcentuales más que a finales de 2016. El dato supone la mayor subida de los últimos 10 años, justo cuando estalló la burbuja inmobiliaria.

Por tipo de vivienda, el precio de la vivienda nueva subió un 5,9% de media en 2017, acumulando cuatro años de subidas, aunque la de 2016 fue mayor (6,5%).

Por parte de las casas de segunda mano, sus precios se incrementaron un 6,3% de media en 2017, la mayor subida desde 2007 (8,2%).

Los precios repuntan al cierre de año

Como comentamos antes, los precios de la vivienda en el cuarto trimestre de 2017 se incrementaron un 7,2% frente al mismo trimestre de 2016. La vivienda nueva aumentó un 7,4%, casi un punto superior a la del trimestre anterior, mientras la vivienda de segunda mano sube medio punto, hasta el 7,2%.

Por regiones, los mayores incrementos de precios se registraron en La Rioja, Asturias y Canarias, con subidas de 2,6, 1,6 y 1,5 puntos porcentuales, respectivamente.

Para Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, “el INE confirma la tendencia en los precios que ya veníamos adelantando en idealista, y muestra que la normalización del mercado es una realidad. Las tasas de crecimiento de un solo dígito a las que crece el índice del INE son un síntoma de la fortaleza del proceso y alejan los fantasmas de una nueva burbuja. El hecho de que las subidas sean generalizadas y ya no queden comunidades autónomas en las que los precios sean inferiores a los de hace un año supone un extra de optimismo que deberá verse confirmado en próximas estadísticas”.