Aena pondrá en marcha lo que hace años busca: urbanizar los aledaños a los principales aeropuertos de España. Con tres millones de m2 de suelo en propiedad, el gestor aeroportuario ultima los detalles para comercializar 450 hectáreas, por el momento, de Madrid-Barajas y El Prat-Barcelona. En las próximas semanas se hará oficial lo que ya se han dado los primeros detalles.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, anunció recientemente que los primeros pasos se darán a finales de febrero o principios de marzo, con la idea de comenzar por Barcelona. Se trataría de crear grandes áreas de negocios, con hoteles, oficinas y áreas comerciales en los terrenos colindantes a la terminal de el Prat.

Más tarde, ampliarían su plan urbanístico con el aeropuerto madrileño de Adolfo Suárez-Barajas. Este segundo plan, sería algo más ambicioso y se trataría de un suelo siete veces mayor que el previsto dentro de la Operación Chamartín. Según desveló Jaime García-Legaz, “el potencial máximo de desarrollo se podría estimar en hasta 360 hectáreas, incluyendo las reservas de futuro”, elevando, así, las expectativas. 

En el proyecto de Barcelona, abarca 180 hectáreas, emulando el modelo de ‘Airport City’, y daría protagonismo a la división de carga del aeropuerto y al suelo logístico. La firma seleccionada para asesorar este plan urbanístico ha sido el grupo Typsa, quien ya colaboró en su día en la construcción de El Prat.

Con todo, el proyecto deberá contar con el permiso explícito de Enaire, el órgano público que controla el 51% de Aena, y su máximo ejecutivo, Ángel Luis Arias, será quien dé el visto bueno a las aspiraciones urbanísticas.

Los planes de Fomento y Aena ya se empezaron a especular en 2016, cuando la compañía vio en el sector inmobiliario la fórmula para obtener ingresos adicionales. 

Una vez se abran los terrenos de El Prat y Barajas al mercado, Aena arrancará una segunda fase con el estudio del suelo de Valencia, Málaga y Tenerife, donde requerirán trabajos de urbanización y