ESA

ESA

Viajar a la Luna dejará de ser, dentro de unos años, cosa de soñadores. Así lo indican el auge de compañías privadas como Space X o Virgin Galactic, que aspiran a ofrecer, en poco tiempo, rutas por el espacio. Sin embargo, el turismo espacial no se limitará a sobrevolar la Tierra y regresar a casa tras unas cuantas horas de ingravidez: tanto compañías privadas como centros de investigación públicos están inmersos en la búsqueda de una segunda residencia en la Vía Láctea, bien como una nueva forma de pasar las vacaciones allende la estratosfera, bien para estudiar nuevos planetas en busca de más recursos. 

El célebre astrofísico Stephen Hawking llegó a decir que, dentro de cincuenta años, las casas en la Luna serán comunes. En una entrevista a un programa de televisión británico hace unos años, aseguró que “necesitamos un plan B” ante una población que crece cada vez más y unos recursos que acabarán por agotarse. 

Por otro lado, a partir de 2020, la NASA pretende enviar una tripulación de astronautas al satélite, y no será un viaje de un sólo día. Con misiones que podrían alargar la estancia de los astronautas a más de una semana, resulta fundamental hallar la fórmula para hospedarlos en suelo lunar. Precisamente, en una tarea como esa se encuentran algunos arquitectos y diseñadores. ¿Quieres conocer cómo serán las futuras casas espaciales? Te mostramos unas cuantas. 

Medusas lunares 
Conocido como proyecto Medusa, la vivienda que ha ideado la Universidad de Delft, en Holanda, junto con una empresa Suiza y otra francesa, es ideal para alojar a científicos que estudien las profundidades marinas de la Tierra, pero también el suelo arenoso de la Luna. 

Con forma, precisamente, de medusa, la residencia está compuesta por una estructura hinchable redonda y una red externa que la sujeta al suelo. En el interior, un par de ventanas y unos cuantos biorreactores – recipientes que sirven para mantener las condiciones ambientales adecuadas para el ser humano – hacen compañía a dos escritorios de trabajo, un baño, una cocina y hasta una sala de juegos. 

Viviendas impresas en 3D
Diseñado por el estudio de arquitectura londinense Foster + Partners, las residencias que podrían alojar a los astronautas de la Agencia Espacial Europea en la Luna darán cobijo a cuatro personas y las protegerá de los acusados cambios de temperatura, los meteoritos y los rayos gamma que asolan la superficie lunar. 

Los hogares de la firma están pensados para ser construidos a partir de materiales impresos en 3D, como cúpulas hinchables, módulos con forma de tubo o los propios regolitos, las capas del suelo de la Luna, que servirán para proteger a los astronautas de la radiación. 

 
 

Un ‘Gran Hermano’ en Marte 
Por su parte, el estudio de arquitectura alemán ZA ha ideado un sistema para crear las moradas en las que podrían alojarse los participantes del programa televisivo holandés ‘Mars One’. Una especie de Gran Hermano en el que un grupo de cuatro personas viajará a Marte para comenzar una nueva vida (a partir de 2023). 

A primera vista, la idea resulta bastante simple: enviar a una serie de robots que excaven agujeros en el ‘planeta rojo’, y una vez excavados, los concursantes podrán viajar y asentar sus módulos hinchables dentro. El programa tiene previsto que tales módulos ocupen un espacio de 250 metros cúbicos, con una granja interior para cosechar alimentos. 

 
 

La casa flotante de Venus
Otro planeta que se necesita investigar es Venus, y una de las formas que la NASA ha encontrado para hacerlo es recoger información desde la atmósfera del planeta. Para ello, los científicos han ideado una especie de zeppelín que surcará los aires como si de un crucero flotante se tratara. 

Cada habitáculo volador podrá hospedar a más de dos astronautas durante 30 días. Una aventura que, según la NASA, llevaría menos tiempo que explorar Marte. 

Omicron Space Hotel
Como en un futuro cercano tendremos aerolíneas espaciales, tal vez nos gustará pasar la noche en un hotel situado entre la Luna y la Tierra. En algo así pensaron los padres del Omicron Space Hotel, una nave con forma de proyectil que ofrecerá todas las comodidades que ya brindan los establecimientos terrestres. 

Diseñado con materiales robustos y seguros, el hotel-nave tendrá una serie de módulos (habitaciones), que no sobrepasarán las 25 toneladas de peso. En cada uno de ellos podrán cobijarse tres personas.