Fuente: Google Maps

Fuente: Google Maps

El PDeCat cuelga el cartel de vendido de la que es en la actualidad su sede, después de negociar con distintos fondos. El partido político catalán ha cerrado la venta del edificio a un fondo asiático-catalán liderado por el empresario Joaquim Zamacois, tal y como han confirmado fuentes de la operación a idealista/news. Finalmente, el importe de la transacción ha ascendido a 8 millones de euros.

El edificio de oficinas cuenta con una superficie de más de 2.100 m2 y salió al mercado con un precio de partida de 7,4 millones de euros. El activo, hasta ahora propiedad del partido político catalán, está ubicado en el número 339 de la calle Provenza. El PDeCat, que puso a la venta el inmueble por ser “demasiado grande para sus necesidades”, se trasladará a otro edificio y dejará este vacío para un nuevo operador.

El activo está escriturado a nombre de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), aunque lo disfrutan sus herederos del Pdecat. Esta no es la primera operación inmobiliaria que cierra el partido: hace tres años, CDC vendió su anterior sede de la calle Córcega al fondo de Inversión Platinum, de Hong Kong, que más adelante reconvirtió en viviendas de alta gama.

La decisión de sacar al mercado la sede fue tomada en el verano de 2017, si bien empezó a comercializarse en diciembre, tras la celebración de las elecciones catalanas. Para dar el pistoletazo de salida, el PDeCat puso un anuncio en prensa local anunciando la venta.

Entre las paredes del edificio, que además de oficinas también podría ser reconvertido en vivienda, han pasado distintos inquilinos a lo largo de los años. El inmueble albergó en el pasado las direcciones generales de Comercio y de Energía de la Generalitat de Cataluña.

Venta en pleno ‘procés’

La venta del edificio se enmarca dentro del primer aniversario del referéndum no pactado del 1 de octubre de 2017. Un año en que, si bien la inestabilidad política no ha pasado factura de manera destacable al sector inmobiliario en Cataluña, sí que ha hecho que el interés inversor se haya resentido en el último trimestre del pasado año.

Según datos de la consultora inmobiliaria CBRE, la inversión inmobiliaria en Cataluña alcanzó en 2017 los 2.093 millones de euros, un 17% menos que el año anterior, si bien los expertos del sector señalan que uno de los problemas fue la falta de producto, más que la de demanda.

No obstante, los profesionales del sector coinciden en que los datos de los dos últimos trimestres han ido mejorando en Cataluña, con operaciones como la venta de las sede del PDeCat sirviendo de ejemplo, y las previsiones son buenas: “Por ejemplo, si hacemos foco en el mercado de inversión el negocio de las oficinas, los datos del tercer trimestre de 2018 son mejores que los de 2017”, explican desde la consultora inmobiliaria Cushman&Wakefield.